Santi Barragán no tira la toalla

Barragán hace pesas para recuperar el tono físico. :: hoy

El piloto de Almendralejo es operado de nuevo en Albacete y no descarta un nuevo proyecto para el CEV del 2018 con su actual equipo, Kawasaki

Marco A. Rodríguez
MARCO A. RODRÍGUEZBadajoz

El buque insignia del motociclismo regional, Santi Barragán, no tira la toalla. Sus recientes convalecencias y accidentes le conducen a tomarse la vida de otra manera, a verla con perspectiva, pero no quiere dejar el mundillo que siempre le atrajo. En los últimos meses, después de la rotura de tres vértebras y la pelvis con enorme susto incluido en un entrenamiento en Talavera, meditó seriamente la retirada, pero en su fuero interno prefiere que ese duro momento no llegue todavía. Dependerá, como él mismo razona, de que exista un proyecto sólido para el Campeonato de España de Velocidad (CEV), muy probablemente con el que sigue siendo su equipo, el Team Tack de Kawasaki. Tras finalizar quinto en Valencia, tuvo que abandonar la campaña 2017 a las primeras de cambio cuando la temporada anterior hizo lo propio por una rotura de tibia y peroné. Casi dos años en blanco y mucho daño emocional.

La pasada semana fue operado de la primera de las dos lesiones graves. Fue en Albacete, el mismo lugar donde sufrió las fracturas y la intervención consistió en retirarle el clavo -que además sobresalía por la meseta tibial y le molestaba al clavarse en el tendón- y los tornillos, es decir, todo el material introducido en la primera operación ya pasado el plazo de año y medio que se suele esperar. «Ahora estoy bien, aunque molesto por la operación. Estoy dolorido pero me recuperaré pronto. En un mes volveré a los entrenamientos», comenta el piloto de Almendralejo. Barragán viene además de escapar de la segunda grave lesión, la rotura de tres vértebras y la pelvis a finales de mayo de este año. «Fue una recuperación muy dura porque estuve en reposo absoluto un mes entero, sin moverme de la cama. Fue una tontería, una mala caída de espaldas en un entrenamiento en el karting y pudo ser mucho peor. No sé qué está pasando. Nunca me había roto en mi carrera y en estos dos años me estoy destrozando. Me preocupa sobre todo la pierna, porque fue una lesión muy grave que te puede dejar secuelas el resto de tu vida y yo quiero hacer una vida normal porque me encanta la actividad física».

Las dolencias físicas y las secuelas mentales no merman su interés por las dos ruedas, aunque el del Extremadura Junior Team reconoce que ahora ve la vida de otra forma y es consciente de que «si tengo que dejarlo, lo dejo. No pasaría nada». «Sigo en contacto con mi actual equipo -Team Tack-, viendo qué se cuece y todo está abierto. Esperaremos a que todo se desarrolle y, si hay un proyecto interesante, me gustaría competir el año que viene. Por ahora ha habido contactos para seguir adelante, pero todavía es pronto y hay que comprobar si el proyecto es atractivo y hay apoyos. Si lo es, tiraremos, me veo con fuerzas para seguir aunque no pasaría nada si tengo que dejarlo un tiempo porque no hay un proyecto que me convenza y así centrarme en mis cosas. De momento, no pienso dejarlo aunque me he hecho mucho daño y las cosas las valoro de otra forma».

LAS FRASESSanti Barragán Piloto del CEV «No hay nada cerrado y sólo ha habido algunos contactos, pero si hay un proyecto interesante competiré el próximo año» «Nunca me había roto en mi carrera y en estos dos años me estoy destrozando, pero me veo con fuerzas para seguir»

Según afirma, hay alguna conversación para aventurarse en otra categoría -Moto2 o Superbikes-, pero nada serio todavía. Hay que recordar que aún no ha concluido la actual temporada y que es pronto para confeccionar la próxima. Que tenga abandonada forzosamente la moto le permite ocuparse mejor de otros asuntos. Se acaba de graduar en Ciencias del Deportes y ha comenzado otro grado, el de Nutrición Humana y Dietética. En el plano personal, su inminente boda también le tiene atareado. La moto no la coge desde el accidente de mayo, pero no será por mucho tiempo.

Fotos

Vídeos