Moto2

Pons Racing rescinde el contrato de Héctor Barberá

Héctor Barberá, piloto de Moto2. / Efe

El equipo tomó la decisión después de que el piloto fuese condenado a un año sin carnet de conducir por conducir bajo los efectos del alcohol

ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLEValencia

Las malas noticias se acumulan para Hector Barberá. El viernes, a primera hora de la tarde conocía la retirada de su carnet de conducir por haber sido detenido tras haber dado positivo en un control de alcoholemia. Por la noche, recibía otra noticia negativa: Pons Racing, en una escueta nota de prensa, explicaba su decisión de rescindir el contrato con el piloto valenciano.

«A raíz de los últimos acontecimientos sucedidos en Valencia con el piloto Héctor Barberá la noche del 07/06/18, hoy 08/06/18 PONS Racing y Héctor Barberá rescinden el contrato de mútuo acuerdo que les unía para la presente temporada 2018. PONS Racing quiere agradecer los servicios prestados de Héctor Barberá y le desea lo mejor en el futuro.» reza el counicado.

Barberá, 31 años, marchaba 19º en el Mundial de Moto 2, con diez puntos en seis grandes premios.

Un año sin conducir

El piloto de motociclismo mostró su conformidad con la solictud del Ministerio Fiscal, por lo que deberá cumplir 22 días de trabajos en beneficio de la comunidad relacionados con la seguridad vial. Además, se le priva del derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores durante 12 meses. Este viernes se celebró un juicio rápido después de que el valenciano fuera detenido durante la madrugada del jueves por dar positivo en un controlo de alcoholemia.

El piloto de Moto2 fue parado por la policía cuando circulaba con su Audi R6 a gran velocidad por una avenida de Valencia. Los hechos ocurrieron sobre la una y cuarto de la madrugada de ayer en la avenida de Baleares, cuando una patrulla de la Policía Local persiguió el coche que conducía Barberá y logró interceptarlo poco después cuando se detuvo en un semáforo en rojo. El excesivo ruido del motor tras un acelerón y los derrapes de las ruedas traseras del Audi R6 pusieron a los policías locales en alerta.

Tras someterse a la prueba de alcoholemia, el resultado de la misma fue de 0,69 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, casi el triple de la tasa máxima de alcohol permitida al volante. Como rebasaba el límite de la falta administrativa, que está situado de 0,60 miligramos, los agentes informaron al piloto valenciano que iban a imputarle un delito contra la seguridad vial y le leyeron sus derechos. Barberá se mostró muy arrepentido y colaboró en todo momento con los policías cuando le dijeron que tenía que soplar en el etilómetro y que iban a trasladarlo en un coche patrulla a la central de la Policía Local, situada en la avenida del Cid, para realizar las correspondientes diligencias. La segunda prueba de alcoholemia que le realizaron con un etilómetro digital arrojó un resultado de 0,67 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos