Hoy

Moto2

La pelea de dos que ha pasado a ser de tres

Alex Rins, en el GP de Japón.
Alex Rins, en el GP de Japón. / Efe
  • Luthi aprovecha el mal momento de Rins y Zarco, que podría conquistar el título mundial de Moto2 el domingo en Malasia

Sí, Johann Zarco podría proclamarse campeón del mundo de Moto2 el domingo en el circuito de Sepang (Malasia), tercera y última cita del triplete en el que está inmerso el Mundial de motociclismo -tras las pruebas de Japón y Australia-, y penúltima del campeonato de 2016. Ganando, hagan lo que hagan sus rivales, sería el primer piloto de la historia en revalidar la corona de esta joven clase intermedia -apareció en 2010-. Aunque visto lo visto en las últimas semanas nada garantiza que el teórico dominador de la categoría sea capaz de imponerse en la siguiente carrera.

      En Phillip Island, el francés tuvo un examen que no superó, aunque el resultado en la general le favoreciese por el error de Álex Rins. Y es que mientras Rins y Zarco han ido peleando por el título desde mitad de año -cuando más o menos quedó claro quiénes eran los candidatos a llevarse el premio gordo-, han sido muchos los pilotos que les han superado en los últimos grandes premios. El piloto español comenzó su remontada en la general en Brno, circuito en el que terminó segundo por detrás de Jonas Folger. Volvió a quitar puntos a Zarco, nueve, en la siguiente cita, en Silverstone, merced a un séptimo puesto en un día en el que ganó Thomas Luthi. En Misano el triunfo se lo llevó Lorenzo Baldassarri, con Rins segundo y el líder cuarto. En Aragón ganó Sam Lowes -Rins fue sexto con Zarco octavo- y en Japón de nuevo Luthi, con Zarco entrando en meta tras él en un día en el que Rins sufrió una caída que le dejó con cero puntos. En Phillip Island el suizo sumó su segunda victoria consecutiva, un resultado que combinado con ese duodécimo de Zarco y la caída de Rins le permite llegar a final de curso con opciones de ser campeón, incluso más que Rins, que tras lo de Australia ha bajado al tercer puesto de una general en la que el francés tiene 21 puntos sobre el suizo y 25 sobre el español.

      «A veces pasa, no todo es gloria.», aceptó cariacontecido Rins el resultado de Phillip Island, una prueba en la que contaba con recortar puntos al líder de la general. «Todavía estamos a 25 puntos de Zarco y se ha metido Luthi, que está haciendo un gran final de temporada. Pero nosotros miramos hacia delante siempre y nuestro objetivo es intentar recuperar puntos al líder, que sigue siendo el máximo rival», reconoce el español.

      Una rivalidad que también tiene el telón de fondo del salto a MotoGP. Los dos pilotos pretenden hacerlo con el honor de haber sido el mejor del año en Moto2, algo más importante si cabe para el español, que aún no ha podido hacerse con un título en el Mundial de motociclismo. Aunque mientras los focos se posaban en los dos, Luthi se ha metido por medio en un momento del año en que varios pilotos han sumado más puntos que los que lucían la vitola de 'hombres fuertes de la categoría'. Desde Brno, carrera en la que comenzó la remontada -frenada- de Rins, este ha sumado 59 puntos, por los 50 de Zarco. En este mismo período de tiempo -que comprende seis grandes premios- Folger, séptimo de la general, ha llegado hasta los 60; Takaaki Nakagami, sexto, ha sumado 67, 91 Franco Morbidelli -cuarto- y 98 Luthi, casi el doble que el líder. Una estadística extraña, cuando lo normal debería de haber sido que los primeros fuesen los más fuertes en el momento decisivo de la temporada. Los dos, Zarco y Rins, han flojeado cuando se decidía lo importante, dejando la extraña sensación de que no han sido todo lo sólidos que se les supone a pilotos que pelean por un título y que pretenden llegar con galones a la categoría reina.

      «No podemos descartar nada», explicaba satisfecho Gilles Bigot, el experimentado técnico de Luthi que fue campeón del mundo de 500cc en 1999 con Álex Crivillé. «Mientras haya opciones matemáticas seguiremos apretando. Tom está haciendo una gran segunda parte de la temporada. Es el primer año que trabajamos juntos y nos ha costado entendernos a la perfección, lleva su tiempo, pero las cosas ahora están yendo muy bien. Además, le gustan mucho los dos circuitos que quedan», destaca. En Sepang Luthi terminó segundo el año pasado justo por detrás de Zarco, después de haber ocupado ese mismo puesto en la parrilla de salida. Un circuito en el que en las seis ediciones que ha corrido Moto2 ha salido cuatro veces desde la primera línea, con una 'pole', y en el que ha sumado tres podios, llegando a ganar en 2011. Con 50 puntos en juego, Zarco deberá superar su tembleque de piernas, mientras que a Rins sólo le vale salir a por lo máximo. Luthi, un piloto con fama de poco resolutivo, tendrá la oportunidad de seguir soñando con sacar provecho de la pájara de sus rivales.