Hoy

gp de san marino

Pedrosa logra la primera victoria de la temporada

Dani Pedrosa celebra la victoria del GP de San Marino.
Dani Pedrosa celebra la victoria del GP de San Marino. / AFP
  • El español vence en el circuito de Misano donde ha conseguido imponerse a Rossi y Lorenzo, segundo y tercero, respectivamente

Le mencionaron los tres primeros de la general en la víspera de la carrera: ojo con Dani Pedrosa, porque también tiene un muy buen ritmo y puede pelear por ganar. Y lo hizo. Pese a salir desde el octavo puesto de la parrilla y lo que ello supone en las primeras vueltas (y más en un trazado como Misano en el que es complicado de adelantar), el catalán apabulló a sus rivales y se los fue quitando de encima vuelta tras vuelta. Dovizioso, Viñales, Márquez, Lorenzo, Rossi... Ninguno fue capaz de parar al menudo piloto del Repsol Honda, un hombre desdibujado a lo largo de la mayoría del año y que por momentos parecía en fuera de juego en este campeonato.

Pese a la correcta carrera de Silverstone, una prueba en la que se le vio más competitivo que en anteriores grandes premios, costaba creer que Pedrosa pudiese tener opciones reales de llegar al nivel de Márquez, Rossi y Lorenzo, a priori los tres favoritos en el trazado adriático, un grupo en el que también estaba incluido –incluso por él mismo- Viñales, ganador en Inglaterra. «Me he tenido que esforzar mucho», reconoció un satisfecho Pedrosa, que fue capaz de ir recortando el hueco de todos los que se le habían escapado: en la vuelta ocho Márquez le sacaba 1,8 segundos, seis después tenía a su compañero por detrás. La siguiente víctima fue Lorenzo, al que se quitó de encima tres giros después. El último escollo era Rossi, que le sacaba más de un segundo, aunque en la curva 14 (a seis vueltas para el final) rebasó al ídolo local. «Hago lo que puedo siempre que tengo la oportunidad y no hago excepciones. Pero él no es que sea un blando, la verdad…», dijo después de Rossi insinuase más agresividad con él que con otros pilotos, rememorando su batalla de Aragón de 2015.

El italiano acudió a la rueda de prensa cariacontecido, decepcionado por no poder culminar con un triunfo un fin de semana muy especial, del que al menos salió más cerca en la general del líder. La carrera, hasta la irrupción de Pedrosa, le estaba saliendo a pedir de boca: primero se lanzó a por Lorenzo después de que el mallorquín buscase la escapada desde la salida y posteriormente se dedicó a apretar para abrir un hueco que por momentos llegó a parecer suficiente como para lograr la ansiada victoria en casa.

La polémica

Precisamente, en esa conferencia con los periodistas protagonizó el italiano junto a Jorge Lorenzo un rifirrafe público inédito, un cruce de reproches con un Pedrosa hierático entre medias por una discusión surgida a raíz del descontento de Lorenzo por el adelantamiento que había dado al italiano el primer puesto. «Adelantar en Misano es muy difícil», había comenzado diciendo Rossi. «Lo intenté desde el principio, modificando alguna cosa, porque en Mugello ya fui detrás de Lorenzo y tuve la mala suerte de que se me rompiera el motor. Esta vez he intentado ir delante de él», explicó. Una explicación a la que el español puso sus objeciones. «Si preguntan por esta acción es porque quizá la maniobra es agresiva, de lo contrario no me lo preguntarían. Puede haber opiniones diferentes y la mía es que el adelantamiento ha sido muy agresivo. Él no necesitaba hacer este adelantamiento, pero sabemos que es su estilo. Otros pilotos adelantan más limpio», lanzó. La declaración provocó la risa irónica de Rossi, el enfado de Lorenzo y el posterior cruce de acusaciones. El regreso al primer plano de la tensión entre los dos pilotos del equipo oficial Yamaha.

El protagonismo de la polémica no tapó, sin embargo, el éxito de Pedrosa y de la actual fórmula de MotoGP. El catalán se convirtió en el octavo ganador diferente en las últimas ocho carreras disputadas, algo nunca visto en el campeonato –en 2000 sí que hubo ocho ganadores diferentes, McCoy, Roberts Jr., Abe, Crivillé, Capirossi, Barros, Rossi y Biaggi, aunque estos no lo hicieron de manera consecutiva-. «La electrónica también ayuda a que equipos privados que no tienen tanto presupuesto no pequen de tener una electrónica peor y eso equilibra los rendimientos y luego, claro, los neumáticos, en este momento, te permiten dominar alguna carrera y al siguiente circuito estar quinto o sexto y eso da más posibilidades a todos los equipos, con más equipos oficiales que nunca, más marcas que están involucradas en el campeonato y lo hacen más interesante», analizó ya más relajado Lorenzo. «Más difícil para los pilotos, pero más interesante para el público y eso es muy bueno», añadió el balear.

Pedrosa ganó, con Rossi y Lorenzo por detrás en el podio. Esto provoca que la general se comprima y que Márquez disponga ‘sólo’ de 43 puntos de ventaja con 150 en juego, tras un fin de semana que ya estaba señalado en el calendario del líder como uno de los más peligrosos en términos de posible pérdida de puntos. «Del resultado no estoy contento, pero estoy contento porque hemos estado cerca de las Yamaha y antes de venir aquí pensaba que estaríamos muy lejos, que ni los veríamos», aceptó el de Cervera. «Era uno de los circuitos donde tenía marcado que iba a perder más puntos. Hemos perdido sólo siete, algo que antes del fin de semana habría firmado. Ayer no, porque ayer me veía bastante bien», insistió el líder. Márquez vio con alegría cómo ganaba su compañero de equipo, sobre todo con un ojo puesto en el campeonato: «Lógicamente, cuando he visto ya que no podía acabar en el podio, delante de Jorge y de Valentino, me he dicho ‘que gane Dani, que así para el campeonato recortan menos puntos’».