Hoy

Dakar 2015

Barreda, duro como una roca

Joan Barreda.
Joan Barreda. / EFE
  • El valenciano llega a la etapa maratón líder con más de doce minutos sobre Marc Coma

El Dakar 2015 ha llegado a su ecuador, y de momento no hay nada decidido. En motos, pese a que ni Barreda ni Coma estuvieron en los puestos de arriba, la situación se mantiene estable, para alegría del valenciano que ve cómo pasa una etapa más con él al frente de la clasificación. La victoria fue para el portugués Rodrigues, en una jornada en la que las motos fueron mucho más agrupadas que en días anteriores.

 En coches, más de lo mismo para Al-Attiyah. El catarí ya avisó que si sus rivales no le aprietan él va a hacer lo que queda de Dakar a la defensiva, pero que atacará cuando así lo requieran las circunstancias. Así lo hizo en esta previa de la gigantesca maratón del sábado: apretó lo justo para llevarse la victoria, sin excesivos riesgos. No obstante, en esta etapa se las tuvo que ver con un solvente Robby Gordon y con el siempre discreto Giniel de Villiers, que se quedó a sólo 37 segundos del crono del catarí. Al final, el estadounidense cayó en los últimos kilómetros y dejó el tercer puesto del día para Nani Roma.

 La jornada de este viernes, además, tuvo un punto emotivo para la caravana del Dakar. La ASO decidió que esta etapa acabase en la ciudad de Iquique, ubicado en la región donde en abril del año pasado se produjo un fuerte terremoto. El regreso del Dakar a esta ciudad costera supuso una fiesta, y un golpe anímico para los cientos de chilenos que siguen la competición día a día.

Barreda resiste

 Marc Coma tampoco pudo en esta etapa meterle mano a la diferencia que tiene con Joan Barreda, y nuevamente llegaron juntos. A la meta de Iquique la distancia entre los dos españoles no sólo no disminuyó, sino que aumentó en un minuto, por lo que ahora Barreda le saca a Coma algo más de doce minutos de nuevo. Al vigente campeón se le acaban los días para dar un golpe encima de la mesa, y cada etapa que no puede con Barreda es una pequeña victoria para el de Honda.

 La victoria, esta total, fue cosa de tres en una jornada muy escarpada por la costa pacífica. Los portugueses Rodrigues y Gonçalves, acompañados por el australiano Price, se jugaron el podio de esta etapa, un podio que en este caso es literal, ya que en Iquique celebraron una ceremonia con cajón incluido. Helder Rodrigues fue el vencedor, con Price segundo y Gonçalves tercero a menos de dos minutos de su compatriota, mientras que Barreda y Coma llegaron sexto y octavo respectivamente. Todo por decidir de cara a la maratón de este sábado.

Al-Attiyah no afloja

 La jornada en coches parecía propicia para romper, por fin, el dominio de Mini, pero los del X-Raid parecen imbatibles este año. Nasser Al-Attiyah sumó su tercera victoria este Dakar tras imponerse a su único perseguidor en este Dakar, el sudafricano Giniel de Villiers, que a los mandos de su Toyota Hillux y sin hacer mucho ruido, se mantiene segundo a algo más de once minutos del catarí.

 El resultado final no estuvo nada claro hasta los últimos kilómetros, después de una larga especial cronometrada por la escarpada costa chilena. La jornada parecía propicia para el lucimiento de los dos ruedas motrices, y Stepháne Peterhansel y Robby Gordon fueron los primeros en tirar. Sin embargo, el francés tuvo que pararse en el kilómetro 143 debido a un problema con su 2008 DKR, culminando así una primera semana nefasta para el equipo Peugeot, que ha hecho aguas por todas partes.

 Mediada la etapa, fue tiempo para que el siempre polémico Gordon tirase del grupo, pero se desinfló en los metros finales y se acabó dejando un minuto y 45 segundos. Esto lo aprovechó Nani Roma para auparse a la tercera plaza de la jornada, en una etapa en la que por fin le salieron las cosas bien al barcelonés, después del decepcionante final del jueves cuando pinchó tres veces en los últimos 40 kilómetros de etapa. Al final, el que no falló fue Nasser Al-Attiyah, que casi sin querer, sumó una nueva jornada victorioso y al frente de la general.

 Tendrá un día muy duro, como todos, este sábado, en la etapa reina del Dakar. La primera parte de la etapa maratón, en la que los competidores no tienen ningún tipo de asistencia, se disputará en una de las mesetas más altas del mundo, a más de 3500 metros, en la que entrarán a tierras bolivianas para cruzar el conocido Salar de Uyuni. Los que resistan en esta auténtica etapa de supervivencia aún tendrán que pensar en el domingo, cuando tendrán que emprender el viaje de vuelta a Iquique de nuevo por el mismo camino.