GP Canadá

Alonso, un viaje de ida y vuelta de 10.000 kilómetros

Fernando Alonso firma autógrafos en Canadá. /Afp
Fernando Alonso firma autógrafos en Canadá. / Afp

La disputa del GP de Canadá llega justo antes de las 24 horas de Le Mans, en las que el asturiano tiene puestas grandes esperanzas

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Fernando Alonso ya lo avisaba hace unas semanas: no va a parar. Desde el GP de Mónaco va a enlazar nueve fines de semana consecutivos de viajes, en los que pondrá a prueba su capacidad de recuperación y de adaptación a diferentes tipos de competición. Llegó la hora de la verdad: las 24 horas de Le Mans están a la vuelta de la esquina, pero antes tendrá que visitar el circuito Gilles Villeneuve para competir este fin de semana en el GP de Canadá de Fórmula 1.

El salto de continente después de Mónaco hacia Canadá ya ha sido criticado en el pasado. Muchos pilotos y miembros de equipos no entienden por qué deben viajar al otro lado del mundo para regresar dos semanas después. Aunque ya se han acostumbrado, no es plato de buen gusto. Para Alonso supone un esfuerzo extra. Nada más acabar la cita de Montreal, el mismo lunes, volverá a Europa para coger las maletas de casa y viajar a Le Mans, donde el miércoles ya tiene que disputar las primeras sesiones de entrenamientos y la primera ronda de clasificación.

Antes de llegar a Montreal, Alonso avisaba de que esta iba a ser una carrera difícil. A diferencia de lo que vivirá en Le Mans, donde Toyota es uno de los grandes favoritos, McLaren va a pasar penurias para puntuar este fin de semana. «Este será un circuito difícil para nosotros, pero nuestro paquete va progresando carrera a carrera. Un poco de drama o las condiciones climatológicas cambiantes que hemos visto tantas veces en Canadá pueden darnos algunas oportunidades. Depende de nosotros aprovechar cada una de ellas», firmaba el español en las declaraciones previas facilitadas por el equipo de Woking.

Resignado, pero también comprometido, Alonso asegura estar concentrado al cien por cien en su participación en Canadá. No es para menos: el Gilles Villeneuve es uno de los trazados más técnicos y difíciles del campeonato. Todos, pese a las incomodidades del viaje, lo consideran uno de sus predilectos. Lewis Hamilton, uno de los grandes favoritos, lo tiene como uno de los grandes premios que mejores recuerdos le evocan, ya que fue el lugar donde logró su primera victoria.

Momento crítico para Carlos Sainz

La pelea entre los Ferrari y los Mercedes perderá, salvo sorpresa, a un tercer actor. Daniel Ricciardo, flamante ganador de Mónaco, será penalizado durante este fin de semana, confirmó Adrian Newey, máximo responsable técnico de Red Bull, en una entrevista esta semana. «Definitivamente tendrá varias penalizaciones en Montreal, pero no sabemos de momento cuántas posiciones», admitía el ingeniero. «Una de las cosas será la batería, ya que no sabemos si se dañó en Mónaco o no, pero de momento no sabemos por la parte de Renault a cuántas nos enfrentamos. La MGU-K también supondrá una penalización seguro.», decía. Las previsiones más optimistas hablan, como mínimo, de diez puestos de penalización para el sonriente australiano.

Sin Ricciardo por la pelea por la victoria, a priori, buena parte del espectáculo estará en ver hasta dónde es capaz de remontar. Por el camino se encontrará a un Carlos Sainz que está en un momento crítico. Las miradas de Red Bull estarán puestas en el madrileño, toda vez que es el primer candidato para hacerse con el asiento que podría dejar el propio Ricciardo, si hace caso a los cantos de sirena de Ferrari. Por eso, hacerlo bien en el maratón de grandes premios que afronta en las próximas semanas es fundamental para su futuro.

Adaptarse a las circunstancias de un circuito con diferentes partes será todo un reto para Sainz. «Normalmente está sucio y con hojas, e incluso algunos animales pueden saltar en las primeras sesiones del fin de semana, lo que convierte la carrera en un gran reto», advierte el madrileño. Todo lo que sea puntuar, será un éxito para él. Sainz está atravesando un momento dulce: las cuatro carreras consecutivas que lleva entre los diez primeros es su mejor racha hasta el momento en el Mundial de Fórmula 1.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos