Hoy

Análisis

Las cinco claves que explican la dictadura de Mercedes

vídeo

Varios miembros de Mercedes celebran su triunfo. / AFP

  • La consecución del tercer título consecutivo de la escudería Mercedes prolonga el dominio que mantienen sobre la Fórmula 1

Por tercer año consecutivo, la escudería Mercedes irá a la gala de la Federación de Automovilismo Internacional (FIA) de noviembre para recoger el premio que le acredita como campeones del mundo de constructores. El dominio casi absoluto de la temporada 2016 (sólo Red Bull ha podido con ellos en dos ocasiones: España y Malasia) ha evitado que cuajen el año perfecto, si bien son dos fallos que aceptan sin mayores problemas y con la satisfacción que supone el trabajo bien hecho.

Desde Ferrari o Red Bull (no digamos ya McLaren…) se han mostrado incapaces de llegar al nivel de perfección conseguido en la escuadra alemana con sede en Brackley (Gran Bretaña). Ni siquiera la guerra interna que tienen Nico Rosberg y Lewis Hamilton ha abierto una brecha suficiente en el equipo alemán. Mercedes sigue reinando y hay cinco claves que explican por qué nadie es capaz de derrocarles.

Otro asunto es lo que ocurra en 2017. El cambio normativo es un abismo ante el que se asoman todos los equipos, con Mercedes a la cabeza. Ferrari, Red Bull, McLaren (esperan la temporada 2017 como agua de mayo) o incluso otros más inesperados, como Williams o Renault, ansían subirse a la ola de los nuevos monoplazas antes de que les gane la partida otra vez quien les ha arrastrado por el barro en los últimos tres años.