Automovilismo

Alonso, el ‘starman’ de Toyota para Le Mans

Alonso, el ‘starman’ de Toyota para Le Mans
Toyota Gazoo Racing

El asturiano, ilusionado ante el reto del nuevo coche que pilotará este año fuera de la F1, al que describe como «un cohete» antes de que el viernes se anuncien las alineaciones y los pilotos para la ‘súper temporada’ del WEC

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Sin decir nada a nadie, y prácticamente recién aterrizado desde Daytona, Fernando Alonso hizo una escala en Alcañiz, Aragón, para montarse una vez más en el Toyota TS050 Hybrid, el prototipo que pilotará este año en el Mundial de Resistencia y con el que intentará el asalto a las 24 horas de Le Mans. Nadie sabía nada, pese a que ya se habían filtrado algunas imágenes por las redes sociales, de que podía ser el asturiano quien estaba al volante, pero una semana después se ha confirmado que dicho test fue algo más que una oportunidad para volver a disfrutar de las sensaciones de pilotarlo.

Toyota es muy consciente de que la figura de Fernando Alonso trasciende con mucho lo que pueden ofrecer a sus aficionados este año. En un pequeño spot con algunas reminiscencias épicas, Alonso, montado en el coche de sus compañeros (él estará en la unidad con el dorsal ‘8’ y en el vídeo pilota el ‘7’), dio unas cuantas vueltas al trazado aragonés para hacer uno de esos ‘filming days’ que sirven para nutrir al departamento de márketing de las marcas de material durante un año. Que esto no va sólo de competición, sino también de vender coches.

El mismo vídeo sirve también como una declaración de principios y de intenciones de Alonso para esta ‘super temporada’ del WEC que arrancará en mayo con las 6 horas de Spa. «Correr en uno de los mejores circuitos del mundo, como Le Mans, con uno de los mejores coches del mundo, como el Toyota, supone un privilegio y un sueño hecho realidad», comienza el piloto asturiano en su ‘speech’. «Estoy deseando que llegue junio, pero sé que antes del gran evento tengo que hacer algunos test. Porque hay que preparar esa carrera, hay que respetar esa carrera y yo intentaré hacerlo», honra el asturiano.

La disputa de las 24 horas de Le Mans es, posiblemente, el mayor reto de su carrera deportiva. Ganar un campeonato del mundo de Fórmula 1 es algo inconmensurable para cualquier automovilista, pero quienes han sido picados por el ‘veneno’ del circuito de La Sarthe, saben que es algo más que una simple carrera. Han tenido que pasar casi diez años desde que diera el banderazo de salida de la prueba, cuando aún defendía los colores de Ferrari y creía que, realmente, podía convertirse en campeón del mundo vestido de rojo.

«El coche es alucinante. Esta máquina es algo muy especial; intentaré estar en forma, preparado y viajar de manera eficiente para estar listo»

«El coche es alucinante. Esta máquina es algo muy especial». Así describe Alonso, que ya tiene kilómetros encima en bólidos de fábricas muy diversas y que han dado resultados muy distintos. El Toyota TS050 Hybrid no es un coche cualquiera. Creado entre la fábrica de Higashi en Fuji, Japón, y la sede de Toyota Motorsport en Colonia, Alemania, cuenta con un motor 2.4 litros V6 turbo, además de un sistema híbrido propio, el THS-R, cuyas derivaciones en los coches de calle ya han convertido al fabricante japonés en líder de ventas en todo el mundo.

Como un cohete

Este vídeo de Alonso y Toyota llega en el momento en el que Elon Musk, dueño de otro fabricante de coches, Tesla, haya puesto uno de sus modelos en el espacio con un maniquí al volante al que ha bautizado como ‘Starman’, en honor a la canción de David Bowie. Y como un ‘starman’ cualquiera, Alonso se siente en una nave espacial cuando se sube al Toyota.

«La tracción a las cuatro ruedas junto al sistema híbrido hace que el coche acelere como un cohete espacial. Cuando llegas a las curvas sientes la compresión en el asiento, tus ojos están muy abiertos… Todo piloto de carreras debería sentir esto alguna vez», explica Alonso. Toyota ha puesto toda la carne en el asador, por lo que el piloto tendrá que estar a la altura. «Intentaré estar en forma, preparado y viajar de manera eficiente para estar listo», dice el asturiano. El asunto de los trayectos no es baladí: va a viajar mucho más que hasta ahora, y tendrá que estar a la altura de lo que esperan no sólo en Toyota, sino también en McLaren. Al fin y al cabo, su primera prueba de fuego este año será la Fórmula 1, que es lo que le ocupará la mayor parte del tiempo.

«La tracción a las cuatro ruedas junto al sistema híbrido hace que el coche acelere como un cohete espacial. Cuando llegas a las curvas sientes la compresión en el asiento, tus ojos están muy abiertos… Todo piloto de carreras debería sentir esto alguna vez»

Alonso y Toyota se unen en un momento en el que las circunstancias son más propicias que nunca. La marcha de Porsche ha dejado a Toyota como único fabricante oficial en LMP1, y sus rivales serán privados, con todas las limitaciones que eso conlleva. Este viernes, en París, el ACO y la FIA darán una rueda de prensa en la que confirmarán el listado de todos los pilotos y los equipos inscritos para la temporada 2018-2019 del WEC, incluidas las dos pruebas de Le Mans que se disputarán en esta ‘súper temporada’. Y ahí, por primera vez, estará el nombre de Fernando Alonso, junto al de Kazuki Nakajima y Sebastien Buemi, en el Toyota TS050 Hybrid número 8: el mismo dorsal que lucía en aquel Renault con el que hizo historia hace 15 años en el GP de Hungría de 2003.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos