Premios 2016

El piragüismo y Lydia, las sonrisas del día en los Premios Nacionales del Deporte

El rey Felipe hace entrega del Premio que lleva su nombre al mejor deportista del 2016 a Saúl Craviotto. / Foto: Efe | Vídeo: Europa Press

La ceremonia reconoció el buen resultado en los Juegos de 2016 aunque los deportistas charlaron más de su actividad actual que de lo sucedido en Río

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

«¿Pero son los Premios Nacionales del Deporte de 2017 o 2016?», preguntaban curiosos acostumbrados a ver pasar por El Prado a los Reyes, pero no a tantos deportistas. En la mañana del lunes la Casa Real repartió las distinciones a los más destacados del último año olímpico. Un efusivo Felipe VI entregó el galardón a Saúl Craviotto, más delgado que en el momento en el que logró sus medallas de Río, con las que suma ya cuatro metales olímpicos obtenidos en tres Juegos distintos.

La razón de su bajada de peso es que cambiará de categoría y va a pasar a competir en una distancia superior, por lo que no necesita ser tan explosivo. «Estoy trabajando en el K4, tiene buena pinta. Mi intención es ir a Tokio. Soy optimista, creo que el equipo en conjunto está trabajando muy bien, motivados», añadió este policía ilerdense de 33 años, uno de los más perseguidos por los ‘caza selfies’ que lo conocían por su victoria en ‘Masterchef’.

Más información

Otro oro en ese deporte fue Maialen Chourraut, la primera campeona olímpica en Río en aguas bravas que estuvo acompañada por su hija como en Río, y que junto a Lydia Valentin, bronce en halterofilia en categoría de 75 kilos en los pasados Juegos, fue distinguida con el Premio Reina Letizia. «Es un honor, y hacerlo junto Lydia Valentín es muy especial. De ella destacaría su tesón, su perseverancia, su forma de ponerse un objetivo y trabajar duro para conseguirlo», apuntó la vasca sobre la levantadora, triple medallista olímpica.

Lydia Valentín ya ha percibido las diferencias económicas que le corresponden como ganadora de la medalla de plata de Pekín

La haltera ha vivido un gran 2017, en el que fue campeona del mundo (75 kilos en arrancada y dos tiempos) y recibió la medalla de plata de Pekín 2008 por la descalificación por dopaje de tres deportistas que la precedieron, entre ellas la que se colgó el oro. «Este galardón es el resultado de lo conseguido en Río, pero también en Londres 2012 y en Pekín 2008». Estoy muy feliz. Es el premio más representativo que tengo, el máximo que me puede dar mi país. Con la medalla de Londres (será un oro de Londres 2012 por descalificaciones por dopaje de otras deportistas) estamos a la espera, pero entiendo que este año se me entregará. Hay que dar el tiempo que requiere», afirmó la leonesa, que confesó haber percibido las diferencias económicas que le corresponden como ganadora de ese metal.

El piragüismo, para alegría del histórico presidente Manuel Fonseca, recibió otros dos galardones: Marcus Cooper, campeón olímpico (K1 1000 metros), y toda la selección nacional de este deporte. «Ojalá podamos mejorar y si no igualar, porque en Río nos fue muy bien y podemos presumir de ser uno de los deportes más fuertes. Vamos por muy buen camino y los resultados van a seguir siendo muy buenos», comentó el Premio Don Juan Carlos como deportista revelación de ese año.

«El piragüismo desde los Juegos de Atenas con el oro de David Cal no ha fallado, en Pekín, Londres... En Río ha sido el ‘boom’ y se ha reconocido el buen trabajo que estamos haciendo» Saúl Craviotto

El equipo de piragüismo, premiado también con la Copa Barçon de Güell como la mejor selección del año, ya piensa en los campeonatos de Europa y del Mundo, aunque el objetivo prioritario es estar preparado para Tokio. «El piragüismo desde los Juegos de Atenas con el oro de David Cal no ha fallado, en Pekín, Londres... En Río ha sido el ‘boom’ y se ha reconocido el buen trabajo que estamos haciendo los palistas, la Federación, estamos remando todos en la misma dirección, hay gente joven, un futuro espectacular y seguro que cosecharemos éxitos», destacó Craviotto.

Las zapatillas olímpicas de Sarosi

La nadadora paralímpica Teresa Perales, ganadora de 26 medallas, las cuatro últimas en Río -un oro y tres platas- tuvo su reconocimiento con el premio Infanta Sofía que recibió de manos de la Reina, aunque con quién estuvo charlando de manera muy animosa la nadadora aragonesa fue con la Infanta Elena, así como el marchador Jesús Ángel García Bragado que se llevó el premio Francisco Fernández Ochoa a su trayectoria, con siete juegos olímpicos. El nadador Hugo González recibió el Premio Princesa Leonor al mejor deportista menor de 18 años que don Felipe entregó a su padre; Iberdrola se llevó la Copa Stadium por su papel en fomento del deporte femenino y el trabajo de las profesoras del INEF de Madrid Élida Alfaro y Benilde Vázquez, pioneras en el estudio y la difusión del deporte femenino, las incluyó en la relación de galardonadas con el premio Nacional a las Artes y las Ciencias Aplicadas al Deporte.

Jaime González Castaño, director general de deportes del CSD, estaba eufórico por la victoria de España ante Rumanía que acerca al XV de León al Mundial de Rugby de Japón 2019

Los regatistas argentinos Santiago Lange y Cecilia Carranza, campeones olímpicos de vela en la clase Nacra 17, fueron distinguidos el Trofeo Comunidad Iberoamericana; el ayuntamiento de Antequera, el Premio Consejo Superior de Deportes; y el CEIP Ferroviario Ciudad Real el Trofeo Joaquín Blume. Muchos quisieron conocer a la jugadora de bádminton Laura Sarosi, a la que Doña Sofía entregó el galardón con su nombre por ceder su segundo par de zapatillas a Karin Schnaase, su oponente en la segunda ronda del Campeonato de Europa de bádminton, que la derrotó apartándola de los Juegos de Río 2016, a los que fue invitada por su acción deportiva a petición de la Federación Alemana. «Se lo conté a Doña Sofía porque me pidió que le detallara exactamente lo que ocurrió y ella me dijo que debería enseñar, hacer diplomacia deportiva o algo así», explicó con una sonrisa.

Larrea y Rubiales, en la misma fila

Un gesto de deportividad que alabaron todos los presentes, entre los que se podía ver a Jaime González Castaño, director general de deportes del Consejo Superior de Deportes y que estaba eufórico por la victoria de España ante Rumanía en La Central que acerca al XV de León al Mundial de Rugby de Japón 2019; Javier Guillén, director de la Vuelta y al que no dejaban de preguntarle por la posible sanción a Chris Froome y las distintas etapas de la ronda de 2018; Jorge Garbajosa, al que los más atrevidos le cuestionaban sobre el drástico cambio del Barcelona en la Copa del Rey con la llegada de Pesic, David Aganzo, presidente de la AFE y que estaba preocupado por los amaños desvelados en partidos de Tercera, Raúl Chapado, horas antes de que sepamos la lista para el Mundial de Atletismo, o los candidatos a la presidencia de la Federación Española de Fútbol Juan Luis Larrea y Luis Rubiales, a los que el protocolo colocó realmente muy cerca. Eso no les ayudó a mantener una fluída conversación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos