Gimnasia

El doctor Nassar, condenado a 60 años de cárcel por pornografía infantil

Larry Nassar, exmédico del equipo de gimnasia estadounidense. /AFP
Larry Nassar, exmédico del equipo de gimnasia estadounidense. / AFP

El exmédico de la selección de gimnasia de EEUU también se enfrenta a un juicio por abusos sexuales a más de un centenar de atletas

COLPISA/AFPWashington

El exmédico de la selección de gimnasia de Estados Unidos Larry Nassar, acusado de abusos sexuales a más de un centenar de atletas, entre ellas varias medallistas olímpicas, fue condenado este jueves a 60 años de cárcel por posesión de pornografía infantil. Nassar, de 54 años, recibió la máxima sentencia de 20 años de reclusión en una prisión por cada uno de los tres cargos por los que había sido declarado culpable en julio por un tribunal federal de Grand Rapids (Míchigan).

Tildado de «monstruo» por estrellas de la gimnasia, Nassar fue condenado después de que se hallaran en su ordenador al menos 37.000 fotos y vídeos de pornografía infantil. «Ha demostrado que nunca más debería tener acceso a los niños», dijo la jueza federal Janet Neff, según el periódico local ‘Lansing State Journal’. «Cabe preguntarse si sentía que era omnipotente, si sentía que se estaba saliendo con la suya tan astutamente», añadió.

Según informes de prensa, Nassar, vinculado a la selección nacional de gimnasia durante cerca de tres décadas, incluyendo cuatro Juegos Olímpicos, dijo estar avergonzado de sus actos.

A esta condena se sumarán las sentencias que Nassar debe recibir el mes próximo en otros dos tribunales estatales de Míchigan por abusar sexualmente de decenas de adolescentes entre 1998 y 2015 con la excusa de darles tratamiento médico.

Nassar, despedido en 2016 de USA Gymnastics, la entidad que entrena a deportistas olímpicos, ya se declaró culpable de tres cargos de agresión sexual de primer grado a fines de noviembre. Una semana antes había admitido otras siete acusaciones. El médico, que hasta 2015 también trabajaba para la Universidad Estatal de Míchigan, asumió su culpabilidad en abusos a niñas que tenían entre 13 y 15 años cuando ocurrieron los hechos. Los delitos de los que se lo acusa implican entre 25 y 40 años de prisión.

También voces del '#MeToo'

«Merece pasar el resto de su vida en la cárcel», escribió McKayla Maroney, campeona olímpica en Londres 2012, en una carta al tribunal de Míchigan que sentenció a Nassar. «Abusó de mi autoestima, abusó de mi cuerpo y dejó cicatrices en mi mente que quizás nunca sanen», señaló.

La madre de Maroney dijo que su hija llegó a pensar en el suicidio. «Se transformó, fue una deportista de alto nivel, alegre y positiva, y se convirtió en una joven adulta deprimida, a veces con pensamientos suicidas», contó en otra misiva enviada al tribunal.

Maroney, tres veces medallista olímpica, hizo públicas sus acusaciones contra Nassar en medio del movimiento '#MeToo', las voces que este año rompieron el silencio sobre el acoso sexual.

En octubre, cuando reveló su caso en un estremecedor relato, dijo que Nassar abusó de ella desde que tenía 13 años y siguió haciéndolo durante toda su carrera.

También las medallistas Aly Raisman y Gabby Douglas denunciaron a Nassar. Douglas se refirió a los abusos del médico de la selección en noviembre en su cuenta en Instagram, tras una polémica declaración en la que aseguró que «vestir de manera provocativa atrae al público equivocado». «Sería como decir que debido a los leotardos que usamos, fue nuestra culpa que Larry Nassar haya abusadode nosotras. No compartí públicamente mis experiencias y muchas otras cosas porque durante años fuimos condicionadas a permanecer en silencio y, honestamente, algunas cosas fueron extremadamente dolorosas», dijo. La gimnasta fue duramente criticada en las redes sociales tras responder en Twitter a Raisman, quien había pedido el fin de la humillación de las víctimas de agresión sexual, afirmando que la forma en que una mujer vestía no debería influir en cómo se ven las acusaciones.

El caso de Nassar, casado y padre de tres hijas, fue parte del escándalo que forzó la renuncia del jefe de gimnasia de Estados Unidos, Steve Penny, el año pasado. Penny fue acusado por las víctimas de no informar rápidamente a las autoridades sobre las acusaciones de abuso sexual. En su carta al tribunal, la madre de Maroney acusó a las autoridades de gimnasia del país de haber hecho la vista gorda con lo que estaba ocurriendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos