La confesión más terrible de Zabala

Loida, con su equipo tras lograr el oro en Hungría. :: hoy/
Loida, con su equipo tras lograr el oro en Hungría. :: hoy

La haltera extremeña relata que recibió malos tratos por parte de un exnovio que le lesionó un brazo y que fue castigado con una orden de alejamiento

Marco A. Rodríguez
MARCO A. RODRÍGUEZBadajoz

Loida Zabala es una mujer especializada en superar barreras, tanto arquitectónicas como psíquicas. Habla de ello con naturalidad y valentía porque se ha convertido en todo un ejemplo para personas que pasan por malos momentos en su vida. Pero el paso dado recientemente con el vídeo 'Cada obstáculo, un aprendizaje' supone la peor confesión que jamás habrá hecho, al menos públicamente. En una entrevista con Radio Marca, la haltera extremeña recordó con dolor haber recibido malos tratos por parte de un exnovio, animando a denunciar a las jóvenes que sufran el mismo trance y asegurando que hoy actuaría con mayor contundencia. Un incidente nada baladí incluso en el apartado deportivo, porque el maltratador llegó a lesionarle un brazo hasta el punto de poner en riesgo la participación de la losareña en los Juegos de Londres. El daño corporal efectuado no sería suficiente para aquel individuo pues Zabala añade que además le robó el coche y lo destrozó.

La atleta paralímpica, que perdió la movilidad de sus piernas a la edad de 11 años, relata que fue «una de las experiencias más duras de mi vida, mucho más que haber pasado por el hospital y demás. Que te maltrate alguien a quien tú quieres, amas, y que es un pilar en tu vida, es difícil». Zabala, pese a lo sucedido un mes antes de la cita olímpica, logró disputar los Juegos, donde acabaría quinta. Lo denunció a la Policía y anima a que las víctimas hagan lo mismo. Anoche matizó a este diario que ese episodio acabó con una orden de alejamiento de varios meses para el condenado. «Hay mucha gente que no lo denuncia y yo creo que es porque te quedas en estado de shock y no te crees lo que acaba de pasar. No sabes qué hay que hacer», cuenta en la mencionada entrevista. Preguntada por HOY sobre si se siente liberada tras decidirse a contarlo, asegura que no. «No, realmente no es una necesidad para mí, pero se me han acercado niñas después de las conferencias o me han escrito por privado para agradecérmelo y para contarme que han dado el paso y son cosas que me llenan mucho. Poder ayudar a gente que está un poco perdida en este tema es algo que me encanta y supongo que como a cualquier persona».

Ya era fuerte antes, pero ahora lo es más, así que la deportista extremeña argumenta que hoy afrontaría esa situación de otra manera. «Afortunadamente esa persona está lejos de mi vida, pero si en alguna ocasión nos encontramos, no voy a ser la que era sino mucho más fuerte psicológicamente», contesta la valiente Loida Zabala. Un ejemplo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos