Cuando sobran las razones para que los cazadores salgan a la calle

Ejemplo de ataque en RRSS. :: FEDEXCAZA/
Ejemplo de ataque en RRSS. :: FEDEXCAZA

LOS ATAQUES PERSISTEN A PESAR DEL RESPALDO DE UNIVERSIDADES Y DE ENTIDADES COMO LA COMISIÓN EUROPEA

FEDEXCAZA

Leyes que ponen en riesgo la caza en algunas comunidades autónomas, acoso en las Redes Sociales, ataques al sector obviando su papel imprescindible en la gestión de los ecosistemas, ataques organizados a monterías, uso de noticias falsas para dañar la imagen de la caza.

Lo cierto es que sobran las razones para esta gran movilización del mundo de la caza en toda España tras un último año muy complicado para el sector. Y es que parece no importar el apoyo que la importancia de la gestión cinegética ha recibido de entidades tan poco sospechosas como, por ejemplo, las universidades de Cambridge, Kent, Adelaida y Helsinki; la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza); y, más recientemente, la Comisión Europea, que valoró especialmente la necesidad de la caza en espacios protegidos como el Parque Nacional de Monfragüe, y que también ha apostado por la caza como único mecanismo para frenar el avance de la Peste Porcina Africana.

Aún así, se están impulsando en diferentes comunidades autónomas normativas de caza y de bienestar animal que están poniendo en riesgo esta actividad. Es el caso, entre otras, de Castilla La Mancha, La Rioja, Galicia, Andalucía, Baleares. Todo ello gracias a la influencia creciente de los movimientos animalistas.

Todo ello está llevando a casos extremos como la gestión del macho montés en Guadarrama, con graves efectos sobre los ecosistemas y la salud animal de la zona, o la expansión del lobo en muchas zonas de nuestro país a costa de los intereses de los ganaderos.

También hay modalidades tradicionales que están sufriendo fuertes ataques, como el silvestrismo, el tiro de pichón y la caza del zorro.

Un capítulo aparte es el de los ataques que sufren los cazadores en las Redes Sociales y que en varias ocasiones han sido trasladados ya a los juzgados y han llegado a afectar a menores de edad. El caso más extremo llegó con la cazadora Mel Capitán, que incluso tras su fallecimiento fue gravemente insultada e injuriada desde la impunidad de las RRSS. Los representantes del sector han trasladado en varias ocasiones su preocupación a la Fiscalía General del Estado al entender que se trata de actuaciones que deberían enmarcarse en el delito de odio.

Pero esta violencia, procedente del animalismo radical, está traspasando las fronteras de las Redes Sociales, y en los últimos meses se han registrado casos de acciones coordinadas para atacar actividades cinegéticas que se estaban desarrollando al amparo de la normativa.

A todo esto hay que sumar una activa campaña de algunas entidades de ese movimiento radical para dañar seriamente la imagen de la caza, para lo que se está acudiendo a la difusión de noticias falsas, las denominadas 'fake news', en las que se acusa a cazadores de diversos delitos, llegando al extremo, por ejemplo, de cifrar el abandono de perros por encima de la cifra real de esos perros que hay en España. Lamentablemente algunas de estas noticias son difundidas por los medios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos