La Federación apuesta por la innovación y la investigación en Extremadura

La recuperación de la fauna menor es prioritaria. /JM RUIZ CABALLERO
La recuperación de la fauna menor es prioritaria. / JM RUIZ CABALLERO

FEDEXCAZA impulsa la creación de dos grupos operativos centrados en frenar la tuberculosis bovina y en la mejora de la Biodiversidad

Innovación e investigación. Esos son los caminos que ha elegido la Federación Extremeña de Caza para avanzar a corto y medio plazo en la mejora de la gestión cinegética y de la conservación de la Biodiversidad. Y en esa apuesta se enmarcan los dos Grupos Operativos impulsados por FEDEXCAZA y que trabajan en ámbitos como la lucha contra la tuberculosis bovina y la mejora de los hábitats. Todo ello siempre con un enfoque integral y multisectorial que parte de la premisa de que la consecución de mejoras en el mundo rural sólo es posible desde la implicación de los diferentes actores protagonistas en ese ámbito rural.

Más información

En este sentido, FEDEXCAZA ha presentado a la Junta de Extremadura dos nuevos Grupos Operativos (GO). El primero de ellos es INNOTUBEX, un GO que pretende desarrollar el proyecto «Técnicas Innovadoras para el Control Integral de la Tuberculosis en los Ecosistemas Extensivos». El segundo es el Grupo Agricultura convergente y resiliente, que se presenta con el proyecto «Sistema de Gestión Integrado para un aprovechamiento agro-ganadero sostenible, convergente y resiliente».

En ambos casos la Federación Extremeña de Caza está acompañada por socios de primer nivel y por investigadores punteros. Y es que el objetivo final es comenzar a aplicar en Extremadura propuestas innovadoras que ya están dando resultado en otros territorios de la Unión Europea y que son trasladables al entorno extremeño en temas en los que la caza tiene mucho que decir y que son fundamentales para el futuro del mundo rural.

En el caso del GO INNOTUBEX, está constituido por FEDEXCAZA, APAG-ASAJA Cáceres Y COPRECA. Además, participan como miembros subcontratados el Grupo de Investigación en Recursos Faunísticos de la Universidad de Extremadura y el Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX).

FEDEXCAZA se alía con ganaderos y propietarios privados de fincas para atajar la tuberculosis

Los puntos de alimentación serán el principal foco de atención contra esta enfermedad

Este Grupo Operativo nace con la idea de desarrollar un proyecto que permita poner en práctica una serie de técnicas innovadoras para el control integral de la tuberculosis en los ecosistemas extensivos. El objetivo principal que se persigue es mejorar el aprovechamiento animal en las fincas extensivas de Extremadura, incluyendo tanto explotaciones ganaderas como cinegéticas, de forma armónica y mínimamente invasiva para el entorno natural. Así se podría lograr un control integral de la enfermedad. Además, teniendo en cuenta que existen determinados puntos de especial trascendencia en el contagio de la tuberculosis, pretendemos demostrar la eficacia de diferentes medidas encaminadas a evitar que la fauna cinegética y el ganado doméstico compartan agua y alimentos, y con ello lograr la reducción de los contagios, y, como consecuencia, de las prevalencias de la enfermedad.

En primer lugar, se realizará una selección de fincas modelo, afectadas por tuberculosis bovina, en las que se aplicarán medidas comprobadas como eficaces en experiencias llevadas a cabo en Extremadura recientemente, y en las que se hará un seguimiento de la evolución de la enfermedad a lo largo de 3 años.

El proyecto tendrá un enfoque global y evaluará de forma conjunta todas las medidas de manejo y de bioseguridad que se deben poner necesariamente en práctica en una explotación extensiva.Se tendrán en cuenta aspectos relacionados con la nutrición, como la aplicación de medidas correctoras destinadas a favorecer el acceso a alimentos y agua, suplementos ricos en proteínas, vitamina D y calcio, y otros aspectos vinculados con el estado sanitario de los animales.

El proyecto se centrará de forma especial en el desarrollo de medidas relacionadas con los puntos de alimentación y bebida de los animales, ya que están considerados como puntos críticos de contagio de la enfermedad entre la fauna cinegética y el ganado doméstico. Por eso, se intentará evitar que fauna silvestre y ganado doméstico compartan agua y alimentos, para lo que se construirán bebedero y comederos específicos, áreas restringidas de acceso al agua, sembrados y zonas específicas de alimentación. Todas estas áreas estarán monitorizadas por cámaras de fototrampeo que permitirán comprobar la eficacia de las distintas medidas implantadas.

En cuanto a la segunda iniciativa innovadora, el Grupo Operativo se denomina «Agricultura convergente y resiliente», mientras que el proyecto es «Sistema de Gestión Integrado para un aprovechamiento agro-ganadero sostenible, convergente y resiliente».

En este caso, como miembros principales están, junto a la Federación Extremeña de Caza, la Cooperativa La Unidad y Gestiona Global, mientras que como miembro subcontratado está el Grupo de Investigación «Aprovechamiento y Conservación del Monte» de la Universidad de Extremadura.Este Grupo Operativo cuenta también con numerosos colaboradores, como la Federación Nacional de la Dehesa, Fernando Jaraquemada Ovando (propietario de terrenos), la Sociedad Local de Cazadores La Verdad de Fuente del Maestre, APROCA Extremadura, Oficina Nacional de la Caza, Cárnicas Dibe, Chacinerías Extremeñas, Cinegética Planeta, Nova Toma, ASAJA, Fundación ARTEMISAN, JOCAEX y hasta 21 sociedades locales de cazadores.

La idea del proyecto es hacer converger los esfuerzos y los manejos que realizan los titulares de las explotaciones agroganaderas, con los esfuerzos en la mejora de hábitats y manejo de las poblaciones de fauna salvaje que realizan los titulares de los derechos del aprovechamiento cinegético que comparten el mismo territorio. En definitiva, se trata de optimizar los recursos naturales y obtener unas producciones con un mayor valor añadido, sostenibles, resilientes y compatibles con la conservación del medio ambiente y el cambio climático.

Para ello, se desarrollará un proyecto piloto donde se pondrán en funcionamiento una importante batería de medidas de gestión agrícola, ganadera y cinegética sobre el territorio y se realizarán mediciones de los resultados en cuanto a beneficios productivos y medioambientales obtenidos cada año y a lo largo de la duración del proyecto (tres años). Los lugares elegidos para ejecutar las actuaciones en campo son, por una parte, una explotación agroganadera que engloba a un coto local de caza menor, situado en Fuente del Maestre (Badajoz); y por otra, varios olivares (en gestión integrada y ecológico) en la zona de Monterrubio de la Serena (Badajoz).

Ambas zonas cumplen los requisitos: la existencia de hábitats idóneos y representativos de buena parte de Extremadura, con zonas de sierra y monte, olivar, vid y cultivos de cereal, ganadería de vacuno y ovino, además de contar con un guarda y un nutrido número de cazadores dispuestos a ayudar al desarrollo del proyecto.

Las actividades a implementar en el proyecto incluyen la realización de acuerdos entre las partes implicadas en los distintos aprovechamientos para el desarrollo de medidas agroambientales innovadoras, relacionadas con la nueva PAC y su Greening, pero no implementadas y valoradas en Extremadura con anterioridad. Sí se han puesto en marcha en otras zonas, como Reino Unido, con gran éxito.

La UEx y las sociedades locales se implicarán en proyectos de mejora de ecosistemas

El objetivo es implantar en Extremadura métodos que están siendo eficaces en otros países

Hay que tener en cuenta que en Extremadura, a diferencia de lo que ocurre en otras regiones de Europa, los aprovechamientos agroganaderos en extensivo se desarrollan en un territorio muy bien conservado desde el punto de vista agroambiental, gracias, precisamente, a los usos tradicionales del suelo para la explotación de los recursos naturales del mismo (agrosilvicultura). Así, encontramos grandes extensiones de terreno que, además de producir materias primas agrícolas o ganaderas de excelente calidad, también producen otro tipo de recursos aprovechables de forma directa como son los relacionados con la fauna salvaje asociada al mismo (especies de caza). Íntimamente ligado a esta fauna cinegética y a este paisaje agrosilvícola se encuentran otros grupos de animales que poseen una gran diversidad y valores ecológicos que también pueden ser objeto de aprovechamiento indirecto, mediante el turismo de observación o de naturaleza. En muchas ocasiones esa mezcla de recursos y aprovechamientos agrícolas, ganaderos, forestales, cinegéticos, turísticos y medioambientales, entra en conflicto de intereses por la falta de acuerdo entre los diferentes titulares de los aprovechamientos, al compartir la custodia de un mismo territorio.

Con este proyecto se pretende demostrar que las medidas implementadas acordadas entre las partes para los distintos aprovechamientos –en este caso, agricultura, ganadería, caza y conservación- pueden aportar mayores beneficios al colaborar en la gestión conjunta de un mismo territorio, respecto a la gestión independiente que actualmente se viene realizando. Como consecuencia de estas actuaciones, la calidad del hábitat agrícola aumentará, haciéndolo también la capacidad de carga del medio y, por tanto, la biodiversidad.

La superficie total de actuación en campo ronda las 1.500 hectáreas. Se valorará la incidencia que las medidas a adoptar ejercen sobre la biodiversidad (haciendo mayor hincapié sobre poblaciones presa) y sobre las producciones agroganaderas y cinegéticas.

En el ámbito agrario el proyecto prevé testear alternativas a la utilización de fitosanitarios y productos químicos en los cultivos, fomentando el uso de biopesticidas, bioestimulantes y bioelicitores; realizar cultivos exclusivamente para las especies de caza que no se recolectarán; dejar franjas de siembra sin recolectar de 3-5 metros de anchura en los perímetros de todos o varios cultivos del acotado; minimizar el uso de fitosanitarios; fomentar la rotación trienal con barbechos; en la cosecha, segar de forma preventiva para evitar el atropello y destrucción de nidos y de especies ; y aplicar ciertas medidas agroambientales definidas en la PAC, como el mantenimiento de pastos permanentes, la diversificación de cultivos o la creación de superficies de mantenimiento ecológico definidas dentro del ámbito de la PAC. También se establecerán coberturas vegetales entre calles en cultivos leñosos como el olivar. En cuanto a la ganadería, se adecuarán los censos ganaderos a la capacidad de carga del territorio se apostará por el uso de razas autóctonas; y se incluirá el pastoreo en las rotaciones de cultivos.

Otro de los ámbitos de actuación será la mejora del hábitat, para lo que se dispondrán puntos de alimentación suplementaria repartidos por el coto y con buen mantenimiento que deberán funcionar durante todo el año, así como puntos de agua aquellos lugares del coto que lo puedan necesitar.

A esto se sumará la creación de majanos de tubos de hormigón para que sirvan de elementos de refugio y cría, una correcta gestión de la depredación, tanto de forma directa como indirecta y ajustar el cupo de capturas a las existencias a lo largo del periodo de caza. Una vez analizada toda la batería de actuaciones llevadas a cabo sobre el terreno, se elegirán aquellas que se revelen como muy en eficaces desde el punto de vista ambiental, sostenible y rentable. Con ellas se realizará una serie de propuestas reales de aplicación para mejorar la futura PAC.

Sobre los principales impactos que se pueden conseguir, los impulsores de la medida esperan conocer la rentabilidad real de la aplicación de determinadas actuaciones agroambientales, cierta mejora de la renta agraria, y el aumento de la abundancia y distribución de especies como la perdiz roja, el conejo y la liebre. Todo ello sumado a la mejora directa que conllevará en los ecosistemas y la Biodiversidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos