«No es casualidad que los espacios de mayor valor ambiental tengan tradición cinegética»

Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura. :: / Rodian Contador/JUNTAex
Guillermo Fernández Vara | Presidente de Extremadura

El presidente cree que la caza «es un elemento necesario en el equilibrio de los ecosistemas y tiene un importantísimo papel en el desarrollo socioeconómico del medio rural»

FEDEXCAZA

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, defiende la actividad cinegética, tanto por su papel en la historia de la humanidad como por su impacto económico y social en Extremadura. Fernández Vara también valora positivamente el trabajo de la Federación Extremeña de Caza, cuya interlocución, dice, «es fundamental».

-En un momento en el que parece que domina la corriente de lo políticamente correcto y del discurso que nosotros denominamos de ecologismo de ciudad, nos gustaría saber qué visión tiene el presidente extremeño de la caza en general y del sector cinegético extremeño en particular.

-La actividad de la caza está ligada a la historia de la humanidad. No se puede entender que las sociedades hayamos llegado a este punto de la historia sin valorar el papel que la caza ha tenido en el desarrollo de las civilizaciones. Ahora bien, desde que en el siglo pasado se empezó a tener conciencia de la importancia y necesidad de preservar y gestionar correctamente nuestros recursos, la caza, al igual que otras actividades económicas o extractivas de la naturaleza, ha sido regulada con el ánimo precisamente de situarla en el doble papel que debe jugar: como elemento necesario en el equilibrio de los ecosistemas y como actividad con un importantísimo papel en el desarrollo socioeconómico del medio rural. La forma en que la sociedad perciba el papel de la caza como instrumento de gestión de la naturaleza será responsabilidad nuestra. No es casualidad que los espacios de mayor valor ambiental en Extremadura sean también los de mayor tradición cinegética, y desde luego ni estos espacios podrían mantener su estatus sin una actividad cinegética regulada, ni la caza existiría si no hubiera una gestión responsable de estos terrenos.

«El futuro de la caza pasa indudablemente por la profesionalización del sector»

-¿Qué supone el sector cinegético para Extremadura?

-En una región donde más del 30% del territorio está incluido en la Red Natura, el sector cinegético debe considerarse como un instrumento más de gestión del territorio y una actividad con gran potencial en el desarrollo socioeconómico de nuestro campo. En términos estrictamente económicos, la temporada de caza además de complementar rentas, mantiene en nuestros pueblos un movimiento económico nada desdeñable, una vez que ha finalizado la actividad agrícola. A lo ya dicho, se une además un importante componente social. Los cotos sociales en Extremadura representan el 47% de la superficie del territorio cinegético, y en cada pueblo de Extremadura hay al menos una sociedad de cazadores. Esta caza social es la que desarrollan los habitantes del medio rural, es por tanto un importante elemento en el desarrollo rural.

-En un momento en el que hay problemas de empleo, despoblamiento rural y abandono del campo, ¿cree que el sector de la caza podría reforzar su papel como motor económico?

-A día de hoy nuestros pueblos, incluso de zonas más remotas, se mantienen y quieren estar vivos. Para ello, no cabe duda que hay que desarrollar líneas de actuación que incrementen la actividad económica, social y de ocio durante los meses de otoño e invierno en el medio rural, y una de interés es la cinegética. Extremadura es uno de los destinos por excelencia en la temporada de caza. Eso supone, por un lado, que es necesario que durante el año haya gestión en los cotos, guardas, podadores, obras de mejora, etc... y, por otro lado, que durante la temporada hábil de caza haya movimiento de mucha gente que viene a nuestra región, que ocupa plazas hoteleras, que consume aquí, que tiene que contratar servicios ligados a la caza, veterinarios, perros, etc... Por eso seguimos avanzando en dos aspectos: en la regulación del sector, que tiende y debe profesionalizarse cada vez más, y en la participación de Extremadura en certámenes como recientemente en Cinegética. Pero además no hay que olvidar el Plan General de Caza de Extremadura. Este plan, que se aprobó en marzo de 2016, y que empieza a desarrollarse ahora, es el instrumento de zonificación y ordenación de la caza que nos va a permitir sacar lo mejor de la gestión cinegética en cada comarca de Extremadura.

-¿Cuál cree que debe ser el futuro de la caza en nuestra comunidad autónoma?

-Indudablemente la profesionalización del sector. Esta actividad, por su propio origen, ha estado muy ligada a la economía de subsistencia y a la economía sumergida. Ahora que ya existe una regulación moderna y consensuada, hay que dirigirse a sacar todo el potencial que ofrece como sector económico y de desarrollo, lo cual pasa necesariamente por la profesionalización de la actividad.

«La Administración ya reconoce el papel fundamental de la Federación»

-La Federación Extremeña de Caza juega un papel fundamental como interlocutor entre cazadores y administración, realizando una importante labor en la información y divulgación. ¿Debería la administración fortalecer el papel de interlocutor de la Federación?

-La administración ya reconoce expresamente este papel de la Federación, cuya interlocución es fundamental sobre todo para la caza social. Ese reconocimiento se pone de manifiesto en el apoyo expreso de la administración a todos los eventos que organiza la Federación, además de recabar su opinión en todos los proyectos normativos que se desarrollan desde la Consejería, o la participación como socio en el proyecto de INTERREG SUDOE que lidera la Federación.

-En su programa electoral se apostaba por una política agraria que impulsase un modelo capaz de compatibilizar la renta de los agricultores con un desarrollo mucho más respetuoso con el medio ambiente y sus especies. ¿En qué sentido está trabajando la administración al respecto?

-La Política Agraria Común ha dado un importante impulso a las regiones que, como Extremadura, tienen en la renta agraria uno de sus principales ejes de desarrollo. Pero también es cierto que ha redibujado en gran medida nuestros paisajes. Hoy estamos en disposición de reivindicar ese desarrollo manteniendo la riqueza de nuestra diversidad y el cuidado del medio ambiente que es nuestra seña de identidad dentro y fuera del territorio extremeño. En esta región siempre ha sido posible compatibilizar los distintos aprovechamientos que nos ofrece la tierra y la naturaleza, lo que se dio en llamar sostenibilidad y que ahora avanza un paso más con el concepto de economía circular. Este es el tren que no podemos perder porque es nuestra seña de identidad. La administración extremeña está participando en los actuales foros de debate sobre la nueva PAC con el objeto de que se reconozcan los agroecosistemas de alto valor ecológico presentes en Extremadura, y que ello no suponga una pérdida de competitividad de nuestras producciones, sino un modelo de gestión y producción garante de sostenibilidad y biodiversidad.

-El actual modelo de gestión medioambiental está dificultando en gran medida que se desarrolle una buena gestión cinegética e incluso que se invierta en estas zonas. Desde FEDEXCAZA se propone que se deje mayor libertad a la hora de gestionar los cotos, que se flexibilice el control de predadores, que se apoye la caza deportiva para el cazador social, y que se impulse definitivamente la formación del cazador y la profesionalización del sector privado. ¿Qué se va a hacer por parte de la Administración ante estas propuestas?

-La legislación medioambiental actual emana principalmente de la UE. La actual legislación de caza es a su vez un modelo de gestión medioambiental que no puede obviar estas disposiciones y que recoge la diversidad de tipología de los terrenos cinegéticos existente ofreciendo un importante margen de actuación a los agentes de la actividad. En la profesionalización estamos totalmente de acuerdo, ya que es la única forma de que prospere una actividad con el potencial socioeconómico que tiene la caza, y el fomento de ésta tiene que pasar por el desarrollo de los planes comarcales del PGCEx -que empezarán a elaborarse este año- y por ofrecer una actividad compatible con el resto de aprovechamientos que se dan en nuestros campos.

«No se puede entender que la sociedad haya llegado aquí sin el papel de la caza»

-En los últimos tiempos abundan noticias desde las grandes capitales de España que amenazan al mundo rural y sus tradiciones, de forma que el animalismo -o el ecologismo radical- se han convertido en una forma de vivir e incluso de hacer política. ¿Estamos los extremeños a salvo de esta amenaza?

-Los extremeños, en su conjunto, somos herederos de una rica, sabia y milenaria cultura campesina. Y podemos sentirnos orgullosos de que una de las claves y de los grandes logros de esa cultura rural ha sido el respeto, la convivencia de unos y otros, y el saber entender la necesidad y complementariedad de todos los elementos que forman esa cultura campesina: el medio ambiente, la agricultura, la ganadería, la caza, la pesca, los caminos rurales... todo conectado entre sí. Por eso no se puede concebir un enfrentamiento entre agricultores y ecologistas o entre ganaderos y cazadores.

-En el caso concreto de Extremadura lo hemos visto recientemente con los ataques al PROADES de FEDEXCAZA, que ha acercado a los colegios los valores de la caza de respeto y cuidado de la naturaleza y los ecosistemas. ¿Qué opina de esa polémica?

-La administración no puede dar la espalda a una actividad altamente ligada al desarrollo y empleo rural. Formar es dar a conocer un sector que no pasa inadvertido en esta región, y que todos tienen derecho a saber cómo se articula y cuáles son sus límites y obligaciones al respecto. Sólo mediante la formación y educación estaremos preparando ciudadanos responsables con opinión propia para el futuro. Y esa formación también lleva consigo dar a conocer sectores reales, legales y de importante desarrollo en nuestra región, haciendo hincapié en la necesidad de regular su gestión y ordenación para que Extremadura siga siendo un espacio de convivencia de diferentes opiniones sobre un territorio de grandes valores ambientales y recursos sostenibles.

Fotos

Vídeos