CONCLUSIONES EN LA UNIVERSIDAD

Imagen de la inauguración del curso de verano de la UEx sobre el sector cinegético. :: FEDEXCAZA/
Imagen de la inauguración del curso de verano de la UEx sobre el sector cinegético. :: FEDEXCAZA

MIGUEL ANGEL VALLECILLO TEODORO Secretario de la Federación Extremeña de Caza

Los días 28 y 29 de septiembre pudimos disfrutar, en un marco inigualable como es el salón de grado de la Facultad de Empresas, Finanzas y Turismo de Cáceres, del XVIII Curso Internacional de Verano, bajo el título de La caza en el entorno del turismo, la empresa y el desarrollo rural, organizado por la Universidad de Extremadura y la Federación Extremeña de Caza.

Por primera vez en España el sector de la caza llegaba a la Universidad y se permitía un debate abierto y plural en torno a una actividad en la que demasiado a menudo las posiciones enfrentadas impiden ver la realidad que hay en toda España. De nuevo la Federación Extremeña de Caza volvía a dar un paso al frente para acercar el sector cinegético a la sociedad, y hay que agradecer también la postura de la Universidad de Extremadura, que aceptó el reto y programó este curso, así como de todos los ponentes que durante dos días pasaron por el aula y que ofrecieron una visión multidisciplinar del papel de la caza y también de su impacto y sus perspectivas.

El objetivo inicial, el planteamiento de base, era demostrar que la caza en Extremadura es generadora de empleo y, por tanto, motor económico regional, orientado al desarrollo y mantenimiento de zonas rurales deprimidas, dando cabida al turismo. Algo que es especialmente importante en un momento de despoblamiento rural y de abandono progresivo de nuestro campo, un mal que se extiende por toda España y al que a día de hoy nadie ha sido capaz de ponerle remedio.

De esta manera, la Federación Extremeña de Caza pretendía acercar la caza a la Universidad a fin de propiciar un intercambio de ideas, de romper tabúes e ideas preconcebidas.

Tanto las ponencias individuales como las mesas redondas que se llevaron a cabo nos permitieron extraer las siguientes conclusiones:

1.- Preocupante situación de la caza menor por las enfermedades, prácticas agrícolas, sobrexplotación ganadera, colonización de terrenos por la caza mayor.

2.- La caza es una importante fuente de riqueza para Extremadura, de ello da cuenta el libro 'Informe sobre la caza en Extremadura', escrito por Manuel Gallardo Martínez, vicepresidente de la Federación Extremeña de Caza.

3.- Es necesario conservar el medio rural, mejorar sus condiciones de vida, teniendo en cuenta que la sostenibilidad se basa en tres pilares: económico, social y ambiental. Hay que aprovechar los recursos internos, biodiversidad, caza, patrimonio... para generar riqueza. Por tanto es indispensable gestionar correctamente los recursos naturales, sin olvidar que la caza es parte del patrimonio rural.

4.- Caza y conservación van ligadas. Ambas son compatibles siempre que no se produzcan daños irreversibles y se logre una gestión cinegética adaptativa. Todos los ponentes reiteraron la necesidad de llevar a cabo estudios científicos para la conservación de la caza menor o sobre la tuberculosis. Se insistió en la importancia no perder el sentido común.

5.- Todo proyecto de conservación obliga a trabajar conjuntamente a la Administración, cazadores, ecologistas, fundaciones, asociaciones, universidad. Se hizo hincapié en el hecho de no depender de las subvenciones. La Universidad de Extremadura cuenta con elementos necesarios para realizar estudios y proyectos.

6.- Importancia de contar con relevo generacional.

7.- Transmitir, desde el sector de la caza, un nuevo mensaje a la sociedad urbana, para evitar situaciones tan negativas como las que se están viviendo últimamente.

La información fue clara. Hay que conservar el medio rural, mejorar sus condiciones de vida, y pensar que el sector cinegético es necesario para la conservación de las especies como bien comentó doña María Jesús Palacios como representante de la Administración. Para ello jugamos un papel esencial todos: Administración, cazadores, ecologistas, empresarios, asociaciones, fundaciones...

Tenemos que trabajar todos con un objetivo común, como es la conservación de nuestros ecosistemas en las mejores condiciones posibles, y eso sólo será posible desde el trabajo coordinado, apostando por la suma en lugar de por la confrontación. Eso se ha comprobado ya en los proyectos de recuperación de especies protegidas, como el caso del lince, que logran los mejores resultados allí donde participan los gestores cinegéticos.

Stuart Mill dijo: No existe una mejor forma del progreso de una civilización que la del progreso de la cooperación. Cooperar, colaborar es lo que nos toca a todos.

Fotos

Vídeos