Caza y equilibrio

Víctor Arroyo Gubau. :: FEDEXCAZA/
Víctor Arroyo Gubau. :: FEDEXCAZA

Víctor Arroyo, tiene 25 años es ingeniero forestal y socio de JOCAEX

VÍCTOR ARROYO GUBAU

Desde los tiempos antiguos hasta nuestros días, la caza ha sido el motor de la evolución de la especie humana, suministrando entre otros los alimentos necesarios para subsistir.

Evidentemente con el paso del tiempo esta práctica se convirtió más en una afición que en una necesidad alimentaria. Pero tenemos los cazadores la obligación y la necesidad de transmitir con nuestra afición al resto de los ciudadanos que esta actividad sigue siendo importante en nuestros días, puesto que indirectamente sostiene el equilibrio en el medio ambiente, y es una fuente de ingresos para muchas familias tanto de cazadores como de no cazadores.

Centrándonos en nuestra comunidad autónoma, esta actividad es un gran motor económico rural, por sus extensas zonas de aprovechamiento cinegético, en la que tanto cazadores locales como extranjeros vienen a disfrutar de esta actividad, aparte es cuna de varias especies cinegéticas de gran interés como pueden ser los machos monteses.

Aparte las numerosas monterías, actividad cinegética por excelencia, que se organizan en muchas localidades de nuestro territorio, que debido a esto obtienen un gran impulso económico y en muchos casos les permiten sobrevivir, ya que sin estos ingresos muchos de estos pueblos desaparecerían o se vería muy mermada su economía.

Esto produce un equilibrio y que el medio rural siga existiendo, porque no nos olvidemos que cuidar el medio rural, no es ir de excursión un día y ver la diversidad de la fauna, volviendo después a casa a las comodidades que la vida urbana nos permite, dejando que los ciudadanos que cuidamos del medio rural como somos los cazadores haciendo aportes de alimento y realizando muchos esfuerzos, sobre todo años secos como este, y cuidando las especies existentes, ya que en los bebederos y comederos instalados en nuestros cotos no sólo acuden especies cinegéticas, aparte estas actividades suponen el control de la buena salud y el buen desarrollo tanto de la cabaña cinegética como de toda la demás fauna.

Por otra parte esta actividad supone un control sobre la propagación de las enfermedades que a día de hoy asolan otras explotaciones rurales, como es la ganadería, que supone otro motor muy importante en la economía, evitando que la tuberculosis u otras enfermedades, pasen de las especies en libertad a las domesticas, debido a los controles poblacionales y demás actividades cinegéticas que se realizan.

Además es importante inculcar a las nuevas generaciones el respeto por la naturaleza y el conocimiento de ésta, para formar buenos futuros cazadores, que sepan que lo más importante de la caza no es la cantidad de animales que se abatan, sino el estar en contacto con la naturaleza y siempre cazar lo que sea necesario para el medio siempre respetando las leyes y los cupos.

Si hablamos de maltrato, debemos poner de manifiesto que más de un tercio de los cazadores extremeños, han sufrido o sufren en alguna ocasión insultos y amenazas a través de las redes sociales, como ha puesto de manifiesto la encuesta lanzada por la Federación Extremeña de Caza y en la que han participado más de 400 cazadores de la región.

Los cazadores tenemos la gran tarea de conseguir que la sociedad nos valore, y nos respete, como hacemos nosotros con el ecosistema.

Debemos expulsar y denunciar a todos aquellos que mal nombrados cazadores lo único que hacen es abusar, saquear, y expoliar los campos, dando pie a que organizaciones denominadas animalistas tengan motivos para acudir a las redes sociales, inculcando el odio y el rechazo al sector cinegético.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos