AJEDREZ

Anna se enroca contra el machismo

Anna se enroca contra el machismo

La doble campeona del Mundo renuncia a defender sus títulos en Arabia Saudí para no sentirse «una criatura de segunda»

I. ÁLVAREZ GIJÓN.

Anna Muzychuk, doble campeona mundial de ajedrez en las modalidades de partidas rápidas y relámpago, renuncia a su corona. La ucraniana sacrifica su hegemonía en el tablero para defender sus principios fuera de él.

«Voy a perder dos títulos de campeona mundial, uno tras otro. Solo porque he decidido no ir a Arabia Saudí», escribió en una publicación en su perfil de Facebook Muzychuk, firme en su propósito de no plegarse a las exigencias del país de Oriente Medio, escenario de la Copa del Mundo que arrancó ayer. La ucraniana se niega a «jugar con las reglas de otro», que incluyen vestir la larga túnica de algunos territorios musulmanes y ser acompañada «al salir».

Muzychuk asegura vivir «un sentimiento realmente amargo» que, según expresó, sería mayor si decidiese cambiar «de opinión y principios» para aceptar ser tratada como «una criatura de segunda». Su decisión, que le priva de embolsarse en los cinco días que dura la competición más dinero «que en una docena de torneos juntos», le permite seguir la estela de su hermana Mariya, que el pasado mes de febrero no acudió al Mundial disputado en Irán. «Estoy muy feliz de compartir su punto de vista», indicó la ajedrecista, de 27 años, que sí había acudido a esa cita en el Golfo Pérsico, pero ahora ha dicho basta.

«Todo tiene un límite y los velos de Irán fueron más que suficiente», anticipaba hace dos meses la jugadora, que lamenta que la situación que atraviesa «no le importa realmente a casi nadie». «Para esos pocos que se preocupan, volveremos», proclamó la ucraniana sobre su horizonte competitivo y el de su hermana, enrocadas para defender sus principios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos