Hoy

«Aún no sé lo que significa ser campeón del mundo»

José Luis, en el centro, con su cinturón y su medalla. :: hoy
José Luis, en el centro, con su cinturón y su medalla. :: hoy
  • José Luis González Sanfélix, que se colgó el oro mundial de Muay Thai el pasado jueves, aún celebra en Tailandia su gesta y su sueño

«El cinturón ya lo tengo colgado en mi habitación. Lo miro cada dos por tres porque sigo sin creérmelo», cuenta desde la otra punta del mundo, metido ya de madrugada, y casi sin poder dormir porque asegura que no puede aún, José Luis González Sanfélix (Mérida, 1991), nuevo campeón del mundo de Muay Thai en la categoría profesional de 71 kilos, peso medio. «En serio, estoy aún en una nube. A ver si ya mañana o pasado empiezo a creérmelo, porque todavía no sé lo que significa ser campeón del mundo».

Ayer, precisamente día mundial del Muay Thai, la Federación Internacional le entregó el cinturón y la medalla de oro que encumbran a José Luis a lo más alto de esta modalidad deportiva. Primero fue campeón de España amateur, después campeón de Europa, más tarde subcampeón del mundo. y el pasado jueves por la noche se proclamó, simplemente, como el mejor de todos. «Todavía lo estoy asimilando», dice.

En su primer combate se deshizo del representante italiano. «Era uno de los rivales más fuertes, por sus marcas. Además, es muy conocido en Tailandia porque vive aquí. El primer asalto fue igualado, pero en el segundo y el tercero apreté porque no quería que la decisión quedase en manos de los jueces». Y se impuso, entonces, muy claramente.

Los cuartos no los disputó porque su rival no dio el peso. En un Mundial, los luchadores se pesan todos los días, y su contrincante se pasó de los 71 kilos. Así que semifinal por la mañana y final por la noche, ante el representante chino. «Salió de lujo. Se trataba de un rival más fuerte aún que el italiano, pero salí con todo y me supe imponer en los tres asaltos». Y así, de esta manera, consiguió José Luis, hasta el momento, su título más prestigioso. El que ofrecerá y celebrará cuando regrese a Mérida la próxima semana.