Hoy

«Extremadura es un entorno espectacular»

Gómez Noya, en primer término, junto a Míriam Casillas y José Manuel Tovar, ayer en Cáceres. :: A. Méndez
Gómez Noya, en primer término, junto a Míriam Casillas y José Manuel Tovar, ayer en Cáceres. :: A. Méndez
  • El pentacampeón mundial de triatlón, Javier Gómez Noya, promociona la región como destino de preparación deportiva

Llegó con 18 minutos de retraso, y es que el trabajo de preparación de un pentacampeón mundial no perdona. De recorrer los caminos de Malpartida, previo paso por la ducha, a la residencia universitaria Muñoz Torrero, donde ya esperaba su colega triatleta Míriam Casillas, el presidente de la Federación Extremeña de Triatlón, José Manuel Tovar, y cerca de 200 personas con nutrida presencia de niños ávidos de entablar conversación con sus ídolos.

En efecto, el triatleta Javier Gómez Noya, que desde finales del pasado mes de octubre está concentrado en el Centro de Tecnificación de la Ciudad Deportiva de Cáceres, y la deportista pacense brindaron ayer una de esas jornadas que quedan para el recuerdo. En un ejercicio de cercanía, humildad y accesibilidad, ambos protagonizaron una charla coloquio en la que respondieron a todo tipo de cuestiones y relataron las experiencias vitales que han marcado sus respectivas trayectorias.

Él, cinco veces campeón mundial y plata en Londres 2012. Ella -aún con la dulce resaca de haber recibido esta misma semana el premio a la mejor deportista absoluta de Extremadura-, campeona de España en 2014 y bronce mundial en 2015.

En el caso de Gómez Noya, acostumbrado a iniciar sus trabajos de preparación en lugares como Sudáfrica o Australia, ¿por qué esta vez en Extremadura? La clave está en su entrenador, Carlos David Prieto, también presente ayer, quien conoce bien el terreno tras haber trabajado durante casi una década en tierras extremeñas. «Son todo facilidades y el trato recibido es estupendo. Es un entorno espectacular. También estamos haciendo entrenamientos en condiciones de altitud y no descartamos volver en un futuro para hacer una preparación más seria en época de competición», aseguró el triatleta. Algo que también apoyó su propio preparador: «Muchas veces tienes el paraíso al lado y solo lo sabes si lo conoces. Extremadura es un lujo para este tipo de deportes y hay que potenciarlo».

El triatleta gallego, aunque nacido en Basilea, arrojó luz sobre sus inicios: «Mi primer triatlón lo hice con 15 años casi por casualidad. En ese momento no le di importancia, pero fue un punto de inflexión». A su vez, también rememoró alguno de sus peores momentos, con la lesión en su brazo izquierdo que le impidió ir a Río 2016 o cuando a los 17 años le diagnosticaron una anomalía en una válvula del corazón. «Lo primero que hice fue asustarme. Luego busqué otras opiniones con eminencias mundiales y, una vez tuve claro que podía competir sin riesgo, luché por recuperar la licencia. Aunque no soy rencoroso, sé perfectamente quién estuvo a mi lado y quién no en esos momentos». Piedras en el camino que, a su juicio, «te hacen más fuerte y eso se ve reflejado en la competición».

Gómez Noya continúa al abrigo de tierras extremeñas recuperándose de su última lesión en el codo izquierdo. «Aunque todavía no lo tengo bien al cien por cien, me permite entrenar los tres deportes», explicó. Abu Dabi, en el mes de marzo, será la primera prueba de fuego en las series mundiales de 2017. «No descarto hacer un 'iron man' a final de temporada por cambiar un poco», esgrimió el triatleta despertando el jolgorio en la sala.

Por su parte, la pacense Míriam Casillas también fue el blanco de varias de las cuestiones lanzadas desde el patio de butacas. La extremeña, que aún se recupera de su última lesión, contó cómo ha logrado compaginar el deporte de élite con sus estudios de Medicina, que tiene ya superados a falta de unas prácticas para la obtención del título. «No ha sido fácil, pero todo es cuestión de organización. La clave es estar al cien por cien en lo que haces en cada momento y saber desconectar. Cuando entrenaba no pensaba en los estudios y a la inversa. Ese ha sido mi pequeño secreto».

También guarda gratos recuerdos de sus inicios: «Hice muchos amigos y eso me hizo engancharme. De niño hay que practicar muchos deportes», aconsejó a una audiencia eminentemente joven. Sobre la situación del triatlón femenino, Casillas reconoció que aún está un paso por detrás del masculino, pero explicó cómo se va evidenciando una progresión.

Tras las fotos y autógrafos de rigor, quizás, dentro de unos años, algunos de los allí presentes ayer sean los que ilustren desde el prisma de un campeón.