Hoy

«El momento más emotivo fue besar a mi madre al llegar»

Los participantes en la ruta 'Por los que no pueden' posan al llegar. :: DELGADO
Los participantes en la ruta 'Por los que no pueden' posan al llegar. :: DELGADO
  • Luisve Salguero y otros doce miembros de Pasito han realizado la ruta Guadalupe-Calamonte corriendo y en bici

«Estos compañeros son un grupo de amigos y no sólo un club de atletismo. Y cuando alguien propone algo, todos van a muerte». Así definía Luis Venancio Salguero la experiencia de este sábado, la segunda edición de la ruta 'Por los que no pueden', realizada entre Guadalupe y Calamonte. Un total de 155 kilómetros (154 kilómetros y 600 metros marcaba el crono de uno de los participantes) en el que invirtieron doce horas y cinco minutos. Este reto es un homenaje de Luis Venancio, Luisve, a su padre, Luis Salguero, que falleció de esclerosis múltiple. En la aventura le acompañaron otros doce titanes del club de atletismo local Pasito a pasito.

«El momento más bonito ha sido la llegada, darle un beso a mi madre y dedicárselo a mi padre. Pero desde el principio, todo el recorrido, empezando por la salida en Guadalupe, que llovía, cómo nos han acompañado nuestras familias, nuestras parejas. todo ha sido muy emocionante», apuntaba un emocionado Luisve. «Me he acordado mucho de mi padre por el camino. Para mí ha sido muy especial», relataba.

Luisve contaba cómo surgió esta iniciativa de 'Por los que no pueden'. «Cuando mi padre falleció, me enteré de que él siempre quiso hacer una ruta y llevar a la gente a Guadalupe, a ver a la Virgen, a la patrona de Extremadura. La gente, antes iba a ver a la virgen de las Nieves a La Zarza o a diferentes sitios. Mi padre tuvo esclerosis múltiple y por ese motivo no pudo hacer esa ruta porque falleció antes. Y entonces decidí proponerlo a los compañeros de Pasito, pero con llegada en Calamonte, que nos parecía más emotivo», relataba Luisve, que añadía que la idea es consolidar esta iniciativa y tratar de recaudar fondos para luchar contra esta enfermedad.

El momento más difícil

Sobre los momentos más duros de la carrera (155 kilómetros en doce horas, corriendo y en bicicleta) Luisve señalaba que fue un tramo entre Rena y Medellín con el viento en contra. «Allí hubo gente que pensó en abandonar. Pero ahí ha sido cuando ha aparecido el espíritu de Pasito, de los amigos, y nos apoyamos», continuaba.

En total, han realizado la ruta trece miembros de Pasito (el propio Luisve, José Fernández 'Pepín', José Antonio Molina 'Chiqui', Rafa Benítez, Juanma Trinidad, Juanma Flores, Juande Salguero, Julián Custodio, Alfonso Barrena, Maria José Lechón, Francisco Morales, José María Hormigo y Francisco Fernández). Y, junto a ellos, el resto de compañeros que alentaban, ayudaban y acompañaban. El avituallamiento corría a cargo de los propios miembros de Pasito. «Además de los que hemos participado, hemos contado con el apoyo de nuestras familias: hermanos, mujeres... sin los que hubiera sido imposible realizar este camino», destacaba. «Y muchos que por trabajo no han podido hacer la ruta, nos han acompañado desde Mérida, desde donde hemos venido corriendo. Y ahí casi se me saltan las lágrimas», concluía Luisve, que se abrazaba a los suyos al llegar.