Hoy

China priva del oro a Extremadura

Momento de la final contra China
Momento de la final contra China / Comité Paralímpico Nacional
  • España hace sudar a la todopoderosa campeona en la final por el oro de Río con Juan Bautista Pérez disputando el punto decisivo

Cuando lo que simplemente es un juego se convierte, por tradición y cultura, en el deporte nacional de un país de más de mil millones de habitantes, lo lógico es pensar que hablamos del candidato principal al oro en unos Juegos. China, donde en sus parques pueden contemplarse mesas de ping pong que van más allá del adorno, cumplió con su papel en la final ante una España que confió el partido decisivo al extremeño Juan Bautista Pérez, tal vez por aquello de ser el menos conocido de los tres y que sus rivales tendrían menos información. El gigante asiático se colgó el oro, no hubo sorpresa, pero eso no significa que no tuviera que sudarlo. En Brasil, España se ha especializando en las remontadas y en el tercer encuentro el de Almendralejo se encaminaba a la igualada en el segundo set, pero al final el 2-1 en victorias cayó del lado donde tenía que caer.

Cardona, Ruiz y Pérez. Tres hombres para un destino casi imposible bañado en oro en esta competición de la clase '9-10'. No lo tuvieron demasiado lejos con su actuación sobresaliente en todo el torneo. Las hostilidades de la madrugada de este domingo arrancan con el dobles. Jorge Cardona y José Manuel Ruiz ante Lin Ma y Hao Lian, que trabajaron como chinos ante una pareja que les empataba cada ventaja. 11-6, 9-11, 11-6, 8-11 y 11-7 en el quinto para los asiáticos.

El campeón se adelanta 1-0. Tocaba empatar. El abanderado de España en Brasil, el granadino José Manuel Ruiz, se mentaliza y lo consigue ante Lin Ma, otra vez tras perder el primer set pero dando la vuelta al marcador.

Final igualada a uno. Queda una cita, la más decisiva y el seleccionador sorprende a todos alineando al almendralense -aunque natural de León- Juan Bautista Pérez. Que fuera sorpresa no implicaba una actitud suicida. Ni mucho menos. Pérez venía de ser cuarto en la competición individual, un mérito que ni siquiera obtuvo Ruiz, por ejemplo. El extremeño reconoció afrontarlo con muchos nervios, los nervios del que no quiere fallar ante los suyos. Al otro lado de la mesa, Hao Lian, que, como siempre, anota el primer set para China. Había que gestar la enésima remontaba y Juan Bautista se pone manos a la obra. En la segunda manga, se escapa 9-2 y roza con la yema de los dedos el 1-1, pero Lian reacciona justo a tiempo y termina imponiéndose por 12-10, idéntico resultado que en el tercero. «Los puntos empezaron a caer de su lado y me costó reaccionar. Quizá si remato ese juego hubiera tenido opciones. El contrario era muy rápido y bueno técnicamente», recuerda sobre el combate que sentenciaba.

Se esfumó el sueño. Ligera decepción por el metal perdido pero, con las horas, sensación de orgullo por la presea obtenida, una plata inalcanzable para casi todos. Subimos un peldaño tras el bronce de Londres 2012. La expedición española abandonará Río con 31 medallas, puesto undécimo del medallero.

Cuestionado sobre qué se siente allí subido al podio, Juan Bautista se muestra eufórico. «Es indescriptible. Una felicidad total fruto del trabajo, la fe y la constancia. En ese momento te vienen a la cabeza los momentos duros hasta llegar ahí, pero en mente sobre todo está la familia y los que confiaron en mi y me apoyaron. Es un triunfo colectivo. Tambien mis compañeros de equipo, que los he visto partirse la espalda entrenando». La medalla la expondrá en su escuela, porque también es, como subraya, de «mi club y mis niños». Regresa a Madrid el 21 y el 23 a casa. «Ahora toca mimar a la familia, que ha estado desatendida todo el verano. En especial mi mujer Toni, que ha sufrido más que yo».

Califica como «espectacular» la participación en sus primeros Juegos y se siente pleno y agradecido. «Estoy muy orgulloso del resultado y deseando compartirlo con toda Extremadura y por supuesto con mi Almendralejo», cierra el único medallista extremeño en Río.