Hoy

Juan Bautista Pérez, a por el bronce

Juan Bautista Pérez, junto a la mesa de tenis de mesa en Río de Janeiro. :: @Patrocina1Depor
Juan Bautista Pérez, junto a la mesa de tenis de mesa en Río de Janeiro. :: @Patrocina1Depor
  • El palista de Almendralejo se clasifica para la semifinal de los Paralímpicos y anoche peleaba por el tercer cajón del podio

Sea la disciplina deportiva que sea, estar entre los cuatro mejores del mundo no es nada sencillo. Y, si encima se trata de tus primeros Juegos, más mérito todavía para cualquier gesta. Es el caso de Juan Bautista Pérez, leonés que lleva casi toda la vida en Almendralejo y que se estrena en unos Paralímpicos. Participa en tenis de mesa adaptado, aunque parece que lo haga en una maratón porque en unas 24 horas habrá disputado tres encuentros a cara de perro. Una espiral competitiva que tenía su punto álgido la pasada madrugada, pasada la 1.00, con la pelea por la medalla de bronce.

Antes, en la madrugada del domingo, superaba el durísimo escollo del chino Zhao Yiqing para acceder a las semifinales. Partido en el alambre a simple vista del marcador y por lo que el propio jugador comentaba a este periódico vía redes sociales. «Fue durísimo porque daba acceso a la lucha por medallas... o quedarte fuera. De infarto», indicaba el palista extremeño. A casi seis minutos casi clavados por cada set, el electrónico reflejó un 10-12, 11-9, 6-11, 11-9 y 8-11. Complicado encontrar un encuentro más parejo. Juan Bautista supo controlar los momentos clave y llevarse un triunfo que le conducía a la pugna por los metales. El emparejamiento con el belga en el cruce por el oro le aguardaba. Pese a la derrota de nuestro abanderado José Manuel Ruiz, el tenis de mesa demostraba su buen momento con tres semifinalistas en distintas modalidades: Álvaro Valera, Jordi Morales y el propio Juan Bautista Pérez.

La semifinal ante Devos Laurens también fue dura, en esta ocasión por la ausencia de igualdad. Poco que hacer ante la contundencia del adversario. «Con el belga, mucha presión y difícil porque siempre fue él por arriba. Joven y rápido. No me dio opciones», resume Juan Bautista. Tres sets a cero con 11-5, 11-8 y 11-4. Pese a la derrota, le quedaba una bala anoche para asaltar la medalla de bronce ante el italiano Kalem.

Un cuarto de siglo después de tener que renunciar a los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 por una extraña enfermedad medular contraída en la India, como paralímpico podía resarcirse con una medalla de bronce que sabría a gloria.