Hoy

TRIATLÓN

Mario Mola: «Hay que pensar en Río ya, pero no como una obsesión»

vídeo

Mario Mola / Ester Carpintero | Vídeo: Virginia Carrasco

  • «Mejorar el tercer puesto en el Mundial que conseguí el año pasado me ha dejado satisfecho», asegura el triatleta

  • «Si quieres competir tienes que estar haciendo maletas, ir de un lado para otro, pero también sabemos que esto dura un tiempo», reconoce el deportista

Mario Mola (Palma de Mallorca, 23 de febrero de 1990) descansa con una sonrisa. Segundo en la clasificación de las Series Mundiales de Triatlón, el balear se ha convertido en uno de los mejores colaboradores de la estrella Javier Gómez Noya. A su lado, confía en ser una alternativa en la élite al gallego y a los hermanos Brownlee, quienes actualmente dominan el deporte del tres en uno (natación, ciclismo y carrera a pie). Terminada la temporada, prepara el 2015 con la vista puesta el Mundial y en la clasificación olímpica, el evento que más lustre da a una modalidad en ascenso.

PREGUNTA: Este año ha sido segundo en las Series Mundiales. ¿Lo esperaba?

RESPUESTA: Hay que entrenar con el objetivo de hacer las cosas bien o lo mejor posible. Todo el mundo va con esa idea y no todo el mundo puede conseguirlo, pero haber tenido la suerte de haber podido competir durante el año y haber podido mejorar el tercer puesto en el Mundial que conseguí el año pasado me ha dejado satisfecho y con las ganas de que esto no acabe aquí.

P.: ¿Cuál ha sido su mayor obstáculo?

R.: Estar tanto tiempo fuera de casa es complicado. Tengo la suerte de compartir mi deporte con Carolina, mi pareja, y eso hace más cómodo y más fácil viajar y estar compitiendo. Son muchos kilómetros fuera de casa, dejas a la familia lejos, pero siempre se agradece el poder volver a casa y estar con los suyos.

P.: Por fin le espera una buena temporada en Mallorca, ¿es dura la vida de un deportista itinerante?

R.: No queda otra que acostumbrarse a ver que hoy estoy aquí y mañana las carreras me llevan a otro sitio. Allí hay que estar porque no queda otra. Si quieres competir tienes que estar haciendo maletas, ir de un lado para otro, pero también sabemos que esto dura un tiempo y hay que aprovechar en nuestra carrera deportiva y a la vez formarnos porque habrá vida más allá de este deporte.

P.: ¿Prefiere competir en lugares exóticos o no alejarse mucho?

R.: Al principio quieres que las carreras sean lejos porque quieres viajar y poder conocer nuevas ciudades, países… pero después quieres competir lo más cerca de casa. Competimos y viajamos mucho y vemos sitios bonitos pero al final como en casa en ningún sitio y a las carreras vas para competir y hay poco tiempo para turismo. Así que hoy en día, si se puede correr cerca de casa, mejor.

P.: ¿Ha cambiado mucho el triatlón desde que usted debutó en 2005?

R.: Siempre te acuerdas de tus inicios, todos hemos empezado igual, que es como cuando ves a chicos jóvenes entrenando que te admiran. Yo no lo veo tan distante porque pienso que hace poco estuve ahí. Es bonito tener ese pasado en este deporte porque es bueno crecer en este deporte por las amistades que se hacen.

P.: ¿Cuál es su punto fuerte?

R.: Lo que me gusta más es correr porque es lo que mejor se me dio y me siento más cómodo. Por otra parte, por haber siempre nadado, es lo que me da más pereza y tengo que luchar a veces por tirarme al agua. Pero una vez que estás en ello, uno lo hace y disfruta todo lo que puede.

P.: ¿Son mejores triatletas los que cuentan con un pasado como nadadores?

R.: No sé si se cumple o no que todos los que están rindiendo hoy a buen nivel vengan de la natación, pero sí que es verdad que tener un pasado como nadador ayuda porque es un deporte muy técnico, que requiere de muchas horas. Mis padres pensaron en la natación como deporte para crecer y creo que es muy positivo, aunque hay gente que está compitiendo a altísimo nivel que procede de otros deportes y otros que empiezan hoy en el triatlón, así que no tiene que ser definitivo.

P.: ¿Piensa ya en los Juegos Olímpicos de 2016?

R.: Hay que pensar en Río porque para un deporte como el nuestro es un evento que marca la diferencia. Es un día en el que el mundo está pendiente de ti y hay que tenerlo ya en mente. No como obsesión porque si no, no viviríamos y no disfrutaríamos de esto, pero sí como un aliciente para seguir trabajando y tratando de mejorar cada día.

P.: ¿Cuál es su planificación para 2015?

R.: De momento tenemos un Mundial, que es lo más importante después de los Juegos. Habrá que seguir entrenando para seguir mejorando con la intención de llegar a los juegos de Ríos experimentados y con la mejor forma posible.

P.: ¿Fue amarga su experiencia olímpica en Londres 2012 [acabó 19º]?

R.: Bah, fue dulce. Tal vez no hice mi mejor carrera o las circunstancias no fueron las mejores para que yo rindiera a mi mejor nivel, pero la experiencia es algo que me llevo de esos Juegos y espero que me sirva en próximas ediciones.

P.: ¿Ha percibido usted el aumento de la popularidad del triatlón?

R.: Sin duda se nota el aumento de la gente y que lo sigan cuando no es tan mediático. Para nosotros es muy positivo que la gente se interese, lo practique y siga a los que vamos compitiendo de un lado para otro. Por ejemplo, como deportistas es una pena que no podamos competir en Madrid las Series Mundiales porque para nosotros era una carrera diferente y la afrontábamos como otra mentalidad. Ojalá vuelva pronto para poder seguir compitiendo en casa porque siempre es un aliciente.

P.: ¿Cómo se ve el dopaje dentro del mundo del triatlón?

R.: A día de hoy se ve como algo lejano a nuestro deporte. Vivimos en la sociedad, somos uno más, lo escuchamos y sabemos que tenemos que lidiar con eso por deportes cercanos, pero confiamos en mantenernos lo suficientemente pequeños para poder vivir tranquilos. Al final empezamos y hacemos esto porque nos gusta, es nuestro trabajo y disfrutamos de lo que hacemos y ojalá pueda seguir así.