Hoy

RÍO2016

Juegos Olímpicos

Ciclismo

«Un oro es lo más grande»

Samuel Sánchez, empujado en una etapa.
Samuel Sánchez, empujado en una etapa. / EFE
  • El ciclista asturiano que logró el primer oro de España en los Juegos de Pekín, asegura que «la victoria olímpica es única»

Ocho años y tres días han pasado desde que Samuel Sánchez logró la primera y, hasta la fecha, única medalla de oro en la prueba en línea de ciclismo en uno Juegos Olímpicos para España. Un hito en las veintinueve participaciones españolas en los Juegos de verano.

Llegó a Pekín con un papel secundario. Con la misión de trabajar para los líderes del equipo en aquella edición Alejandro Valverde y Óscar Freire. Una carrera en la que su participación fue sublime. Controló la prueba para sus compañeros, pero las circunstancias de la carrera hicieron que estuviese en la fuga decisiva. La que peleó por las medallas.

En el repecho final que se alzaba junto la Gran Muralla se coronó. En el sprint definitivo batió a Fabian Cancellara, oro olímpico en los presentes Juegos de Río en la modalidad de contrarreloj y a Alexandr Kolobnev, que se hizo con el bronce. En aquella llegada también estaban Andy Schleck y Michael Rodgers, que se quedaron sin metal.

«Ganar un oro es lo máximo». Así es como define Samuel Sánchez su triunfo olímpico en Pekín 2008. El ciclista asturiano logró un triunfo sin precedentes en el ciclismo español. Solo las medallas de oro y plata de Miguel Induraín y Abraham Olano, en la contrarreloj de Atlanta 96 eran equiparables a la lograda por el actual ciclista de BMC.

Un metal que encabeza su extenso palmares, en el que destacan un segundo puesto en el Tour de Francia en 2010 y la general de la montaña en 2011; o el segundo y tercer puesto en la Vuelta en 2009 y 2007, respectivamente. «La victoria olímpica es única», concluye.

«Es una prueba diferente al resto, algo que solo se disputa cada cuatro años y con una repercusión enorme». El primer campeón olímpico en ciclismo en ruta asegura que la consecución del título se valora más con el tiempo. «Al principio no te das cuenta de lo que has logrado, pero cuando lo empiezas a ver y pasan unos días comprendes lo que has logrado», reconoce.

En 2008, Samuel logró la primera medalla de oro de la delegación española. Abrió el camino a las diecisiete distinciones que la siguieron. Como ha hecho en Río de Janeiro Mireia Belmonte. Samuel asegura que «lograr la primera medalla de oro para tu país es muy especial». Él se subió a lo más alto del podio en la Gran Muralla China, como hizo la pasada madrugada Belmonte en el Centro Acuático María Lenk. «Es muy bonito estar en el podio, y los es más estar en lo más alto con el oro colgado del cuello y sentirte el mejor», concluye.