Rusia 2018 | Amistosos

Poco ambiente, ninguna camiseta nueva en la grada y apoyo para Piqué

Los internacionales salen a entrenar con nueva indumentaria. /Efe
Los internacionales salen a entrenar con nueva indumentaria. / Efe

A diferencia de lo sucedido en octubre el frío restó afluencia a la sesión a puerta abierta, en la que Reina, Illarramendi y Odriozola se ejercitaron en el gimnasio pero está previsto que se queden en la concentración

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Treinta y cuatro días después Gerard Piqué pasó completamente inadvertido en la sesión a puerta abierta de la selección española en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Pese a que la situación política en Cataluña no ha mejorado respecto al 3 de octubre, esta vez no hubo insultos, pitos, gritos o proclamas a favor de España y de las Fuerzas de Seguridad del Estado. El frío hizo que apenas hubiera 200 aficionados en las instalaciones de la selección, siendo la mayoría niños, algunos de los cuales gritaron y ovacionaron al central catalán, al que le pidieron que saludara al final de la sesión cuando se iba hacia la ducha junto a Julen Lopetegui.

Así, la presencia de Antonio Sivera, portero de la sub-21 y del Alavés, en sustitución de un Pepe Reina que se ejercitó en el gimnasio por precaución, como los realistas Álvaro Odriozola y Asier Illarramendi, fue lo más destacado de una corta sesión preparatoria en la que el grupo estrenó la nueva ropa de entrenamiento (azul petróleo los futbolistas y gris el cuerpo técnico) ante un escaso grupo de aficionados. Entre ellos nadie llevaba la nueva y polémica camiseta que el grupo tiene previsto lucir en la sesión de este miércoles, que ya será a puerta cerrada con 15 minutos abiertos a la prensa para que puedan tomar la foto oficial del equipo con la elástica que rememora la de 1994.

Ninguno de los tocados parece que tiene nada serio. Lo que más preocupaba era lo del portero, que fue titular en el último partido en Jerusalén, y que ya no jugó en el 0-0 ante el Chievo en Verona por precaución. Unas molestias que no está previsto que le impidan quedarse para estar en la disciplina de la selección española. Tampoco a los realistas Illarramendi y Odriozola, que no saltaron al campo. Otros, como Ramos, sí lo hicieron, pero dejaron el entrenamiento antes del partido en espacio reducido de seis contra seis (con porteros alternando equipos) con el que se cerró la sesión de apenas una hora de duración.

Invitaciones para Málaga

El próximo entrenamiento a puerta abierta será sobre el césped de La Rosaleda este viernes a partir de las 20:00 horas, en la sesión preparatoria oficial previa al partido ante Costa Rica. Los interesados deberán recoger una invitación en la Plaza de la Constitución de Málaga (de 11 a 20 horas durante los días 9 y 10 de noviembre) o ese mismo viernes en las taquillas del estadio. Se entregará un máximo de dos invitaciones por persona hasta completar la cifra de 19.000 espectadores.

Fotos

Vídeos