Hoy

OPINIÓn

Juan Carlos Garrido: «La calidad de España contra la motivación de Albania»

vídeo

La selección prepara el partido ante Albania. / EFE

  • Tras un empate ante Italia que supo a poco, la selección debe demostrar que su superioridad en la posesión de balón se puede transforma en ocasiones

Después del empate conseguido por España en Turín ante Italia. que nos supo a poco, llega Albania. La España de Lopetegui domina el balón, tiene el control del juego, tiene posesión de balón real y juega bien al fútbol con esas conexiones entre Iniesta, Silva y Koke que tanto nos gustan. El único pero es que esa posesión podía y se debía haber transformado en más ocasiones de gol que nos hubiesen ayudado a decidir el partido. Por desgracia no fue así. Se llegó a esos minutos finales con ese marcador ajustado e Italia siempre es Italia y consigue empatar y está a punto de ganar.

Es muy importante que esto no pase esta vez en Albania porque es importante empezar a aclarar, a liderar la clasificación de cara al Mundial de Rusia. España, después de la lección del otro día, debe ganar con claridad. España es superior a Albania pero no va a ser un partido fácil. Evidentemente que no.

El factor campo, el jugar como local con ese público tan pasional que va a tener detrás el equipo albanés, es para tener en cuenta. Dirigido por Gianni Di Biasi, entrenador italiano con pasado en la Liga española, concretamente en el Levante, el albanés es un equipo muy agresivo. Con mucho trabajo defensivo, muy incómodo, y que basa su juego precisamente en esto, en ser once jugadores peleando en el repliegue, en la presión. Saben que juegan contra España, saben que España va a tener más posesión de balón, pero ellos van a ser muy incómodos.

Es un equipo que realmente presiona, pelea cada balón y que ya en la Eurocopa dejó una muy buena sensación a pesar de que fue eliminado y que a lo mejor no consiguió resultados espectaculares pero sí que dejó una muy buena impresión. Por eso las claves del partido pasan porque España, que es superior, traduzca esa superioridad en goles, que se aclare el partido y que se llegue al tramo final con un resultado claro, porque de lo contrario se va a sufrir en un escenario muy difícil y contra un equipo que realmente utiliza esas armas del trabajo, de la presión, de la entrega, de la agresividad y que va a jugar contra España como si fuese para ellos la final de la Copa del Mundo.

Por eso España, con mayor calidad, con mejor juego, debe igualar ese factor motivacional para conseguir traerse tres puntos de Albania y encarrilar la clasificación para el Mundial de Rusia 2018.