El presidente del Jerez alertó de los posibles amaños a la Federación Extremeña de Fútbol

Juan Calixto Galán, fiscal jefe en Badajoz, atiende a los medios de comunicación. :: /PAKOPÍ
Juan Calixto Galán, fiscal jefe en Badajoz, atiende a los medios de comunicación. :: / PAKOPÍ

Uno de los investigados es un futbolista que fue arrestado en Badajoz por participar en la trama que manipulaba partidos para obtener beneficios en las apuestas deportivas

EVARISTO FDEZ. DE VEGA

Tres de los 31 detenidos en toda España por su presunta participación en una red internacional que se dedicaba a amañar partidos de fútbol para generar ingresos seguros a través de las apuestas deportivas fueron llevados ayer al Juzgado de Instrucción Número 1 de Zafra, donde se acogieron a su derecho a no declarar. Ante el juez pasarán este miércoles otros cinco implicados que tenían un papel importante en la organización.

Entre los 31 arrestados figura un jugador de fútbol que ha sido detenido en Badajoz. Su arresto lo confirmó ayer el fiscal jefe de Badajoz, Juan Calixto Galán, quien dijo que la investigación, aún abierta, sigue bajo secreto de sumario.

Galán recordó que el origen de la investigación está en los datos aportados por la Fiscalía pacense, germen de una investigación que ha sido desarrollada por el Servicio de Control de Juegos de Azar de la Policía Nacional.

La investigación ha determinado que la organización desarticulada ahora tenía tres niveles de funcionamiento. En el primero había dos exjugadores profesionales de fútbol que dirigían la organización con la colaboración de dos ciudadanos catalanes, uno encargado de elegir las casas de apuestas donde se debía apostar y el otro en contacto permanente con los ciudadanos chinos que financiaban las apuestas.

En un segundo nivel había jugadores en activo de 2ª y 3ª división, principalmente de las provincias de Almería, Sevilla y Cádiz. Ellos se encargaban de contactar con otros jugadores para convencerles de su participación en los amaños.

Finalmente, había un tercer nivel con jugadores de fútbol de Tercera División que en su gran mayoría se «prestaban activamente» a realizar los actos deportivos necesarios para que las apuestas fueran beneficiosas. En este caso, se trataba de futbolistas de Sevilla, Cádiz, Jaén, Almería, Murcia y también Badajoz.

El fiscal jefe de Badajoz dijo ayer que en los registros que realizó el lunes la Policía Nacional en Albacete y Barcelona fueron localizadas considerables cantidades de dinero.

Investigación en la región

Estos datos se conocen trece meses después de que el juzgado abriera la investigación, que ha desembocado ahora en la detención de 31 personas, entre ellas un futbolista extremeño que se convierte en el único arrestado en Extremadura por la trama de las apuestas deportivas.

Según ha trascendido ahora, fue el presidente del Jerez quien se dirigió a la Federación Extremeña de Fútbol para alertar de que al terminar un choque entre el Jerez y el CD Badajoz se habían escuchado algunos comentarios que parecían apuntar a un posible amaño de partido.

La Fiscalía ya dijo en su momento que había encontrado presuntas irregularidades en tres partidos de la Copa Federación: UD Fuente de Cantos-Jerez CF (7 de agosto de 2016), CD Don Benito-CD Badajoz (14 de agosto) y Jerez CF-CD Badajoz (21 de agosto).

Entonces avanzó que un jugador del Jerez CF, equipo de la Tercera División extremeña, obtuvo unas ganancias próximas a los 5.000 euros tras apostar al número de córneres que se producirían en alguno de los partidos investigados. En este caso, habría apostado en dos casas de apuestas distintas.

La Fiscalía también dijo tener indicios de que A. H. C., que no es jugador de fútbol ni tiene relación con los estamentos futbolísticos, se reunió en los días inmediatamente anteriores al 21 de agosto con un jugador del Jerez para saber si era posible «hacer córneres» en ese partido. Para concertar ese encuentro le envió al jugador varios wasap.

Finalmente, el encuentro se produjo en el Bar El Metro de Zafra, donde existe una terminal que permite hacer apuestas deportivas. Habría sido allí donde A. H. C. le pidió al jugador del Jerez que hablara con sus compañeros de equipo para amañar el número de saques de esquina que se iban a producir en ese encuentro. Le ofreció 3.000 euros a cambio de ello «sin que se enterase el capitán, ante lo cual el jugador indicado abandonó el local».

La Fiscalía de Badajoz entendía que esos hechos podrían constituir los delitos de estafa o corrupción de negocios en la modalidad de apuestas deportivas, para los que se contemplan penas de prisión de entre seis meses y cuatro años.

Semanas después, la Fiscalía de Badajoz abrió una investigación y en marzo de 2017 remitió sus conclusiones al Juzgado de Instrucción número 1 de Zafra. Desde entonces no se había vuelto a informar de la evolución de una investigación que, lejos de estar muerta, había crecido en otras provincias Españolas y también en China.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos