Deportes

Fútbol

Fútbol

El Madrid sigue mandando

Los jugadores del Real Madrid aplauden tras el partido de la Supercopa en el Camp Nou. / EFE

Acaricia la Supercopa de España tras ganar 1-3 en el Camp Nou, con polémica arbitral por el penalti a favor del Barça y la expulsión de Cristiano

JESÚS BALLESTEROS

Ni verano, ni torneo menor, ni camiseta verde. Los Barça-Madrid apenas necesitan una chispa para calentarse y la ida de la Supercopa acabó en plena ebullición a base de golazos y jugadas polémicas. La vuelta del Santiago Bernabéu ha ganado en emoción por mucho que el conjunto blanco ya celebre su segundo título de la temporada en apenas unos días. El golazo de Marcos Asensio en los últimos instantes del choque no da lugar a la duda.

Tras tirar por la borda un primer tiempo errático y apático, todo ocurrió tras el descanso. Llegaron los goles, golazos los de Cristiano Ronaldo y Marco Asensio, las jugadas polémicas, el descontrol arbitral y la expulsión del portugués que se perdería el duelo de vuelta.

Más información

A De Burgos Bengoetxea le sobrepasó el choque y erró en las dos decisiones más polémicas. Tanto, que dejó al Madrid con uno menos justo cuando Cristiano había marcado un señor gol. Con todo, el Madrid saborea la Supercopa mostrando un enorme potencial al que no llegaba el año pasado el Barça ni lo hace en este inicio de campaña. Tan atrevido es promulgar sentencias en el mes de agosto como no incidir en lo evidente. Y no era necesario que Barça y Madrid se enfrentasen para comprobar el desnivel que existe entre las dos escuadras ahora mismo. Dejen el resultado a un lado, entiendan que esto acaba de empezar, pero es palpable que el Madrid está un par de escalones por encima, con un bloque asentado y, si apuran, hasta desprende cierto tufillo de superioridad ante el eterno rival.

El Barça, que tenía que haber protagonizado este verano una especie de revolución en su plantilla llegaba a este duelo intentando respirar aún tras el tsunami Neymar y todo lo que ha supuesto la salida de un jugador con tantísimo peso. Los retoques del bloque de Luis Enrique no parecen ni siquiera convencidos de que son la primera opción para Valverde. Vidal se vio superado en cada una de las jugadas. Casi todos los ataques blancos se fraguaban por la banda derecha del Barcelona. Especialmente Isco y Marcelo hicieron sufrir en exceso al canterano.

La parsimonia con la que ambos equipos afrontaron los primeros compases de este baile de ida y vuelta dio como fruto algunas ocasiones que fueron cayendo de una y otra facción. Con los minutos ganó algo de asociación el conjunto azulgrana, mientras que el Madrid se estiraba con contras, al punto que Ter Stegen evitaba un gol claro de Bale tras jugada de Isco nuevamente por la izquierda que bien pudo ser la mejor ocasión de los primeros 45 minutos.

Una banda desnivelada

Fue precisamente por esa banda desde donde se rompió el partido. Apenas se habían consumido cuatro minutos del segundo tiempo cuando Isco dejaba franco a Marcelo quien vio cómo su centro al área acababa en gol tras un desafortunado despeje de Piqué. Llegó el gol y con el él toda la emoción y ocasiones contenidas. Al gol del equipo de Zidane respondía el Barça con una clarísima ocasión, aunque los espacios beneficiaban a los madridistas. El partido era otro, las ocasiones se sucedían en una y otra portería. El choque también ganaba en picante con la entrada al verde de Cristiano Ronaldo, protagonista por el gol y su expulsión.

Con el Barça volcado en el empate, permitiría que el Madrid jugase muy a placer con todos los huecos posibles y así llegó la sentencia. Las ocasiones eran ya todas de gol. Ter Stegen evitaba el tanto de Marcelo minutos antes de que Messi empatara el choque merced a un penalti que se sacó Luis Suárez de la manga en una jugada ante Keylor Navas. Pero Cristiano respondería con un soberbio gol y, ya con el luso expulsado, Asensio se sacaría otro remate espectacular para poner un 1-3 que se antoja un abismo para el Barcelona.

.

Fotos

Vídeos