TERCERA

Ximo Mas, el elegido por el Cacereño

De frente, Luis Américo Scatolaro, a la izquierda, y Ximo Mas Davó. :: A. Méndez/
De frente, Luis Américo Scatolaro, a la izquierda, y Ximo Mas Davó. :: A. Méndez

El alicantino, que fue segundo de Juande Ramos en el Rayo, formará tándem con el argentino Scatolaro en el banquillo verdiblanco

J. CEPEDA

CÁCERES. Ni es la lista de los reyes godos, ni tampoco el camarote de los hermanos Marx, pero lo cierto es que el puñado de nombres propios presentado ayer de una tacada para nutrir el nuevo cuerpo técnico del Cacereño llamó la atención en cuanto a su despliegue.

Con Raúl Arias como vicepresidente deportivo, el puesto de entrenador será para el alicantino Ximo Mas Davó, quien aportará su licencia y formará tándem con el argentino Luis Américo Scatolaro, que no puede ejercer como primer espada en España por no reunir los requisitos. Mas Davó fue segundo de Juande Ramos en el Rayo Vallecano y es buen conocedor de la Tercera División, aunque en grupos diferentes al extremeño. Por su parte, para Scatolaro será la primera experiencia europea tras ser el segundo de a bordo de Raúl Arias en varios clubes mexicanos, donde también ha gozado de alguna aventura en solitario.

Ayer ausente en Cáceres, el preparador físico será Raúl Castro, quien cuenta con experiencias previas de primer nivel en México, Perú y Ecuador. Por último, el avilesino Dani Castro, como ya apuntó ayer este diario, se encargará del entrenamiento específico de los porteros. Además de contar con excelentes referencias en el mundo del fútbol, Dani Castro es sobrino del mítico Quini 'El Brujo' e hijo de Jesús Castro, quien fuese portero sportinguista. Su malogrado progenitor perdió la vida un verano de 1993 cuando, tras rescatar a dos niños británicos en el mar, fue abatido por el oleaje en una acción heroica.

La de ayer no fue una comparecencia cómoda para ninguna de las dos partes; ni para la presentada oficialmente ni para los profesionales obligados a velar por la transparencia en pro del interés general. En el mismo escenario donde hace tres meses y medio se anunció una compraventa todavía hoy no satisfecha en los pertinentes registros oficiales, el gerente Luis Puebla aseguró que el cambio de titularidad en el accionariado será una realidad en los próximos días. Nadie duda de la palabra ni de la buena fe del actual administrador del decano del fútbol extremeño, aunque lo cierto es que este mismo mensaje, a través de diferentes formatos, también se ha hecho llegar a los aficionados verdes por el director ejecutivo de IQ Finanzas, Álvaro López, en los últimos meses. Todo sin que los plazos anunciados hayan pegado de lleno aún en la diana de las certezas. El Consejo Superior de Deportes, que debe dar la pertinente autorización para una operación de tal calado, cerró ayer el año natural con una realidad irrefutable, la que indica que una firma mercantil de desarrollo financiero, cuyo administrador único es Antonio Martínez Doblas, ostenta 4.305 acciones de la entidad, lo que supone el 97,84 por ciento del capital social. Desde la gerencia, sin embargo, se manda un mensaje tranquilizador a los aficionados, asegurando que la operación ya está finiquitada a falta tan solo de ultimar los detalles burocráticos para que el traspaso sea efectivo. «En breve se nombrará un presidente y un consejo de administración con gente muy reconocida en la ciudad», anunció Puebla.

Otra píldora informativa atendió a la figura de José Luis Tamargo, quien el día de la escenificación de la compraventa el 12 de septiembre fue presentado como director deportivo. Preguntado sobre el papel que Tamargo juega en la actualidad en el Cacereño, Puebla avanzó que se ha llevado a cabo una desvinculación. Ya por la tarde, el hasta ahora director deportivo dijo no haber recibido notificación alguna por parte de los gestores ni del propietario: «Si no me comunican nada, el día 2 estaré en el entrenamiento para no incumplir mi contrato con el Cacereño», adujo en declaraciones a HOY.

Por otra parte, la rescisión contractual con el cuerpo técnico saliente se llevará a cabo entre el martes y el miércoles de esta próxima semana.

Con ilusionantes planes de futuro en cartera, donde habrá protagonismo para el centenario del Cacereño, tanto Puebla como Raúl Arias coincidieron en lo atractivo del reto que tienen por delante: «Es un proyecto bonito, ilusionante y acorde con la ciudad y con el Cacereño. Queremos un club grande paso a paso», resumió Puebla. En lo deportivo, Raúl Arias auguró un fichaje para la portería, así como otros refuerzos que puedan apuntalar una plantilla que Mas Davó consideró como «válida en un 80 por ciento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos