TERCERA

«Uno siempre quiere gustar, pero para ascender hay que ganar»

Scatolaro observa a Santi Polo en el entrenamiento de ayer. :: hoy/
Scatolaro observa a Santi Polo en el entrenamiento de ayer. :: hoy

Scatolaro, técnico del Cacereño, considera de importancia capital los dos próximos encuentros de su equipo ante Don Benito y Plasencia

J. C.

cáceres. Un mes después de coger las riendas del Cacereño, el entrenador Luis Américo Scatolaro celebra la respuesta que hasta el momento está teniendo su grupo de trabajo. Un plantel que desde la llegada del nuevo cuerpo técnico está viviendo una especie de revolución en cuanto al aspecto físico, con cuatro días a la semana en los que se contemplan sesiones dobles de entrenamiento; una sobre el verde y otra en el gimnasio. «El trabajo se va asimilando y los jugadores no han bajado el ritmo en ningún momento», aseguraba ayer a este periódico el míster verdiblanco tras satisfacer la sesión matinal en los campos federativos Manuel Sánchez Delgado.

El entrenador del cuadro verdiblanco es plenamente consciente de la importancia que tendrán los próximos duelos directos frente a Don Benito y Plasencia: «Son partidos que pueden marcar el rumbo de la etapa final». El preparador argentino da una importancia capital a los puntos en juego, muy por encima de la vistosidad. «Uno siempre quiere gustar, pero para ascender hay que ganar. No hay otra. Solamente pensamos en ganar. Si también jugamos bonito y la gente se va contenta, mucho mejor», asume.

Ballesteros

Sobre la marcha de Miguel Ballesteros al Juventud de Torremolinos, Scatolaro aparta por un momento su látigo de entrenador para mostrar su lado más humano: «Habló conmigo y me comentó que había problemas personales con su madre. A veces en la vida la familia es lo primero», dice sobre la salida del talentoso extremo malagueño.

Con todo el plantel a su disposición, a excepción del lesionado Viñuela, el técnico del Cacereño lamenta precisamente el infortunio del jugador natural del Tierra de Barros, toda vez había asumido ya el nuevo rol de delantero, retornando a la titularidad en Arroyo de la Luz el pasado domingo: «Hizo un partido muy lindo y tuvo situaciones de gol. Se sintió cómodo», dice el míster. Es poco probable que su lugar en la punta de ataque lo ocupe Kevin mañana frente al Don Benito (estadio Príncipe Felipe, 12.00 horas). Aunque ya con el alta médica y con ficha federativa en vigor, el atacante de Mar del Plata necesitará aún algo más de rodaje para coger el tono óptimo de competición tras superar una lesión de larga duración.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos