Los Reyes se olvidan de dejar goles en Calamonte

Serván frena la progresión de Hormigo. :: DELGADO/
Serván frena la progresión de Hormigo. :: DELGADO

Empate a cero en un encuentro donde el frío se adueñó de un estadio con poco más de trescientos seguidores

FELIPE J. DELGADO CALAMONTE.

La primera jornada de la segunda vuelta dejó un empate sin goles en el Municipal de Calamonte entre los locales, que perdieron intensidad según pasaban los minutos, y los hombres de Ricardo Tapia, que dio por bueno el empate.

0 CALAMONTE

0 VALDIVIA

CD Calamonte Juanfran; Villegas, Diego, Pity, Parra, Ñoño; Hormigo, Écija, Berna, Ruano (Jesús, min. 72) y Carrasco.
ECP Valdivia
Peters; Jandri, Robert, Pepe, Serván; Lorenzo, Villalba. Jose (Raúl, min. 75), Isra (Antonio, min. 46), Ángel Luis y David (Víctor Rico, min. 58)
Árbitro
Izquierdo Valle. Amonestó al visitante Raúl.
Incidencias
Municipal de Calamonte. 350 personas.

Arrancó el encuentro algo frío, como el tiempo, protagonista de la jornada. Los calamonteños buscaron la victoria, más en los primeros instantes del partido. Ahí tenían su oportunidad. Mientras, el Valdivia se asentó bien el en campo, cerró líneas de pase y permitió que el Calamonte jugara pero donde no causaba peligro. Estuvo muy activo Carrasco en los primeros minutos del encuentro. Peleó con Robert, el central visitante, uno de los más destacados del encuentro junto al meta Peters. Fijaba a los centrales o los sacaba de su sitio, permitiendo la entrada por bando de Ñoño y de Hormigo.

Berna dispuso de una oportunidad muy clara en el primer tramo del encuentro, lo que pudo desequilibrar la balanza. Écija dispuso de otra, un mano a mano delante del portero, pero Jandri llegó a tiempo para dificultarle el remate. Mientras, los de Ricardo Tapia hicieron la lectura adecuada del encuentro para sus intereses. Se plantaron bien atrás, estuvieron aseados en el centro del campo y llevaron el peligro preciso a la meta de Juanfran.

En la reanudación, el partido continuó con el mismo tono. La entrada de Antonio dio más estabilidad en el mediocampo a los de Valdivia. Carrasco tuvo la más clara del encuentro tras una internada de Diego por la banda. La incorporación de Jesús por Ruano en las filas locales no dio la mordiente que Nona Maya buscaba. Y poco más hubo en el partido . Cero a cero y el Valdivia volvió a casa en el autobús oficial del Don Benito, en el que vino, por una avería en el vehículo inicialmente previsto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos