TERCERA

Rebollo: «Ahora hay que estar más unidos que nunca»

Rebollo mantiene su confianza en el plantel. :: J. REY

El técnico del Cacereño huye de discursos catastrofistas y pide tiempo a los aficionados

J. CEPEDA

CÁCERES. «Sabíamos que no iba a ser fácil y que tendremos que trabajar mucho para llegar a principio de temporada con un mayor grado de competitividad». Ya en frío, estas eran ayer las palabras del técnico del Cacereño, un José María Rebollo que el pasado jueves sufrió en carne propia el primer varapalo de importancia desde que se haya hecho con las riendas del equipo verde. Todo tras verse su equipo superado por 4-1 en Montijo.

Lejos de comulgar con el discurso catastrofista que se ha extendido entre buena parte de la cada vez más menguada masa social, el entrenador del Cacereño asume responsabilidades, aunque mantiene intacta la ilusión, sabedor de que la brega no ha hecho más que comenzar: «El principal responsable soy yo, pero hacer una lectura catastrofista a estas alturas no es muy lógico. Hay que tener en cuenta que venimos con retraso, todavía cortos de gente y con mucha acumulación de entrenamiento con sesiones dobles. Cuando realmente habrá que valorar al equipo será cuando comience la competición».

Sobre el correctivo sufrido en Montijo, Rebollo reconoce que fue a partir del primer gol cuando los suyos comenzaron a descomponerse: «Fue entonces cuando perdimos un poco la concentración con errores tanto individuales como colectivos». No obstante, el míster del decano del fútbol extremeño no achaca ni un ápice a los futbolistas que están a su disposición: «Estoy muy orgulloso del trabajo que están haciendo y también con la implicación de todos ellos».

La semana pasada, el técnico verde confesaba que su equipo aspiraría a todo esta campaña. ¿Lo sigue manteniendo después del varapalo sufrido en Montijo? «Lo tengo totalmente claro. Cuando hay que hacer la evaluación es a final de temporada. Comprendo que la afición tenga prisa de ver la mejor versión del Cacereño, pero ahora es cuando hay que estar más unidos que nunca para que el grupo sienta el calor. Los veteranos que se han quedado y las nuevas incorporaciones se dejarán el alma por esta camiseta».

El fútbol, que siempre concede segundas oportunidades, brindará mañana al Cacereño un nuevo bolo veraniego para intentar lavar la imagen ofrecida este pasado jueves. Será en Sierra de Fuentes frente al Amanecer en el campo de San Isidro a partir de las 19.45 horas. Para entonces, el cuerpo técnico del equipo verdiblanco podrá recuperar al central Juanjo Polo, quien se perdió la cita montijana por una sobrecarga muscular. Un envite en el que Rebollo pretende que los suyos pulan algunos aspectos, como los relacionados con la salida de balón o las pérdidas en el centro del campo, según reconoce. Una oportunidad para seguir probando a jugadores como al atacante Timo.

En el ámbito meramente institucional, el club sigue a expensas de lanzar su campaña de abonados y de la contratación de nuevos efectivos.

Fotos

Vídeos