Paso atrás del Coria en el tren de vanguardia

ALEJANDRO VILLALOBOS ALMENDRALEJO.

En una matinal climatológica de auténtico horror (frío, lluvia y ráfagas eólicas de 70 kms/h), el equipo de Miguel Rubio no supo concretar su carrusel de opciones y cedió unas tablas que insuflan más oxígeno al filial azulgrana en la lucha por salvar la categoría.

0 EXTREMADURA B

0 CORIA

Extremadura B
Luis; Cielo, Dylan, Manu, Antonio, Rafa, Marcos, Lomotey, Lawson, Miguel Rubia (Fernando, min. 88) y Diego Peralta (Pani, min. 72).
CD Coria
Miguel López, Carlos García (Antonio, min. 45), Mahíllo, Toto, Chavalés, Pino (Rubén, min. 79), Sergio Alonso, Teto, Álvaro, Javito y Edu (Chema, min. 77).
Árbitro
Miranda Bolaños. Por el Extremadura B amarilla a Manu (56) y Fernando (93). Por el Coria ningún amonestado.
Incidencias
Polideportivo Tomás de la Hera, Campo Ito. 25 espectadores. Lluvia y aire.

Apenas sesenta segundos en el reloj y llegó la primera para los locales en un servicio de Marcos sobre Lawson que mandó a córner Miguel. Fue un oasis en el juego porque enseguida los caurienses se hicieron con el mando y se multiplicaron los problemas en torno a Luis. Javito probó suerte desde lejos pero sin fruto (min. 7) y poco después Pino enviaba la bola a las cada vez más negras nubes.

Un protagonista en el ambiente: el dios Eolo, que rugió con estridencia y dificultó la circulación del balón. Las pocas ocasiones tuvieron el mismo y triste horizonte: remates forzados que se iban camino del cielo. Lawson y Lomotey (min. 35) tampoco tuvieron acierto poco antes del intermedio.

El Coria saltó con hambre de la caseta. Teto exigió con nota el lucimiento de Luis (min. 51) y tres después peinó desviado Mahíllo. Volvió el vendaval cauriense con la salida tímida del astro rey y las ocasiones se sucedieron y multiplicaron.como un duro tiro de Antonio y remate de Edu a bocajarro (min. 58) pero ninguna cuajó.

Se tapaba de nuevo el cielo, las rachas de aire iban en aumento y a 20 del final comenzó una especie de diluvio universal, el aire alcanzaba su cénit y por el bien común y lógico el colegiado decretó la suspensión temporal del choque. Un parón que además de aire fresco y descanso a los de Almendralejo, frenó en seco la tromba de juego añil. Entraban Chema y el mediapunta Rubén en los de Miguel Rubio y ganó otra vez en intensidad el barco cauriense.

El recién incorporado Rubén peinó con criterio a diez minutos del final y en tiempo extra, la mejor ocasión de los celestes. Un pase de precisión de Juanjo Chavalés aterrizó en las botas de Chema pero su disparo se cruzó en exceso de la diana de Luis y el choque se cerraba con las tablas inaugurales que saben mejor a los de Almendralejo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos