Oficio y liderato para el Cacereño

Los jugadores del Cacereño celebran el triunfo en el feudo del Diocesano. :: JORGE REY/
Los jugadores del Cacereño celebran el triunfo en el feudo del Diocesano. :: JORGE REY

Un cabezazo de Carlao en el descuento da a los verdes el triunfo ante el Diocesano en un competido derbi con gran ambiente

J. CEPEDA CÁCERES.

«Cáceres es verdiblanca», terminaron cantando ayer los aficionados del Cacereño en los campos Federativos Manuel Sánchez Delgado tras el pitido final. Poco antes, un gol de Carlao para los verdes había servido a los de Ximo Mas para llevarse in extremis en tiempo de descuento un valioso triunfo en el feudo del Diocesano. En la que era la primera visita de la historia del decano del fútbol extremeño al equipo colegial, el 1-2 final para el nuevo líder hizo justicia a lo visto sobre el terreno de juego en una desapacible tarde de lluvia y viento que deslució sin duda lo que pudo ser un gran partido de fútbol. Jornada redonda para un Cacereño ávido de autoestima y que supo aprovechar el descalabro del Moralo en su casa ante el Castuera para regresar a lo más alto de la tabla.

1 DIOCESANO

2 CACEREÑO

Diocesano
Miguel; Nuno, Iván, Sergio, Juanlu, Deme, José Antonio (Tete, min. 87), Jaime (Colo, min. 65), Javi López, Turra y Abuelo (Enrique, min. 68).
Cacereño
Bernabé; Neto, Alberto, Carlao, Juanjo Polo, Elías Molina, Juanqui Núñez, Viñuela (David López, min. 30), Álex García, Luismi y Kevin (Santi Polo, min. 71).
Goles
1-0: José Antonio (p), min.38. 1-1: Luismi (p), min.41. 1-2: Carlao, min.91.
Árbitro
Brito Regadera. Amonestó a Jaime, José Antonio, Abuelo, Sergio y Javi López por los locales, así como a Elías Molina, Juanjo Polo, Carlao y Kevin por los visitantes.
Incidencias
1.300 espectadores en los campos Manuel Sánchez Delgado. Homenaje previo al nadador Guillermo Gracia.

Acuciado por las urgencias y con la alargada sombra de las dudas tras dos partidos sin ver puerta contraria, los fantasmas asomaron en el Cacereño cuando José Antonio hizo de penalti el primer y único tanto para el Diocesano en el minuto 38. Una pena máxima buscada por la astucia de Jorge Abuelo ante la desesperación de su marcador Juanjo Polo y que pareció inexistente sobre el terreno. Poco duraría la alegría en el equipo rojillo, ya que Luismi puso las tablas en el 41 después de que Brito Regadera, auxiliado por su juez asistente, decretase en el área contraria un penalti de Miguel sobre Juanqui Núñez, más evidente que el anterior. Antes de estos minutos frenéticos, el Cacereño había intentado sostener el bastón de mando con unos activos Kevin -ayer titular en detrimento del no convocado Javi Navarro- y Álex García en zona atacante. Mientras, el Diocesano daba coletazos a la contra. Una primera mitad en la que Viñuela tuvo que retirarse a la media hora de juego debido a sus molestias físicas. Dolencias que después de la primera evaluación no parecen revestir gravedad.

El lugar del siete verde lo ocupó David López, quien alcanzaría grandes cotas de protagonismo en la segunda parte. El extremo del Cacereño fue el encargado de poner una marcha más en un segundo acto en el que el conjunto verdiblanco sí se hizo ya claro dominador del envite. No obstante, los de Miguel Ángel Ávila lograban defenderse a la perfección como gato panza arriba, repeliendo una y otra vez las acometidas de los visitantes, basadas en el poderío físico y el juego directo.

La entrada del central Colo, habitual titular del Diocesano y que ayer partió desde el banco, debió servir en principio para que los colegiales apuntalasen más aún su zona defensiva en la recta final de la cita. Caprichos del destino, fue precisamente el el exjugador del Cacereño el que perdió la marca de su par en un saque de esquina lanzado en el minuto 91, en el cual Carlao llevó el éxtasis a los aficionados verdiblancos con un cabezazo en el corazón del área pequeña directo a la red de la portería defendida por Miguel. Un gol que le sirve al Cacereño para retornar a lo más alto de la tabla y, lo más importante quizás, para hacer borrón y cuenta nueva en el aspecto psicológico tras los dos últimos tropiezos protagonizados.

Ya en sala de prensa, el técnico del Cacereño, Ximo Mas, destacó el «trabajo y la actitud» de los suyos, asegurando que «este es el camino a seguir». Por su parte, el entrenador del conjunto local, Miguel Ángel Ávila, apeló a las dificultades que tuvieron ambos equipos para desplegar un buen juego debido a las adversas condiciones meteorológicas de viento y lluvia, a la vez que lamentó el desenlace del duelo: «La última jugada no hemos sabido defenderla bien y eso es lo que le ha dado la victoria al Cacereño. Da rabia perder así, pero felicito a los jugadores por el esfuerzo».

La mejor noticia fue el ejemplar comportamiento de ambas aficiones en un derbi en el que ambos equipos portaron al alimón la bandera de la ciudad antes del pitido inicial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos