TERCERA

Nueva 'inocentada' del Cacereño

Doblas y Álvaro López escenifican una venta que aún no es tal. :: cp cacereño/
Doblas y Álvaro López escenifican una venta que aún no es tal. :: cp cacereño

En contra de la realidad y sin la autorización expresa del Consejo Superior de Deportes, Álvaro López se erige como máximo accionista del club verdiblanco

J. CEPEDA

cáceres. Instalados en un permanente 28 de diciembre, los aficionados del Cacereño no ganan para inocentadas. La última de ellas la protagonizó ayer el club verdiblanco cuando, a través de sus perfiles sociales, el decano del fútbol extremeño elevó unilateralmente y en contra de la realidad al director ejecutivo de IQ Finanzas, Álvaro López, al estatus de máximo accionista. Dos fotos del chileno con el propietario Antonio Martínez Doblas, en las que se escenificaba una firma, bastaron para que el oficializado bulo de la compraventa corriese como la pólvora. Un anuncio que por ahora, según contrastó ayer HOY con las instancias oficiales, no pasa la prueba legal del algodón, al igual que otras buenaventuras que desde el pasado mes de septiembre se han ido sucediendo a lo largo de los últimos meses.

Para contextualizar, cabe destacar que la compraventa del accionariado mayoritario de una sociedad anónima deportiva no es solo un acuerdo privado entre iguales, como se quiso hacer ver en la publicación del Cacereño. La legislación española contempla que la compra de las acciones entre un 5 y un 25 por ciento debe ser notificada al Consejo Superior de Deportes.

Además, para la adquisición de una cantidad superior a ese 25 por ciento del capital social de una sociedad anónima deportiva es necesaria una autorización expresa del órgano estatal, encargado de salvaguardar las buenas prácticas en esta materia. Según contrastó ayer por la tarde este periódico con la fuente oficial, integrada en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, no solo no existe tal autorización expresa, sino que el Cacereño ni siquiera ha elevado aún al Consejo Superior de Deportes la solicitud formal para proceder a tal cambio de titularidad, anunciado a sus aficionados a bombo y platillo pero todavía no satisfecho.

Es por ello por lo que, a pesar del revuelo protagonizado ayer en las redes sociales, donde muchos aficionados respiraron aliviados tras dar credibilidad a la incierta buena nueva lanzada desde la entidad, el 97,84 por ciento del accionariado continúa hoy en manos de Antonio Martínez Doblas a través de la mercantil Nuevos Desarrollo Financiero 2005, S.L., de la que Doblas es administrador único.

Existan o no decenas, centenares o miles de contratos privados entre Martínez Doblas y Álvaro López ante notario, la única realidad en lo que a instancias oficiales y legales se refiere es el inmovilismo en la esfera institucional, con una compraventa que no acaba de materializarse. Todo un ejercicio en el que las palabras no se cotejan con la Ley, siempre con la complicidad del propietario Martínez Doblas.

El Cacereño, con un dueño que no manda, con un mandatario que no es dueño y con un entrenador que pone la ficha para que sea otro el que dirija, parece haberse abonado al terreno de la oficiosidad en detrimento de la oficialidad.

Mientras, el club estrenó ayer un canal de Youtube con el aspirante a propietario, Álvaro López, como primer invitado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos