El Moralo, a un triunfo del récord

El entrenador Emilio Gil y el presidente Horacio López aúnan fuerzas en el palco del Municipal. :: M. C./
El entrenador Emilio Gil y el presidente Horacio López aúnan fuerzas en el palco del Municipal. :: M. C.

El equipo de Emilio Gil puede igualar ante el Don Benito las diez victorias del Arroyo del mejor arranque liguero de Tercera en la 2011-12

MIGUEL CAMACHO NAVALMORAL DE LA MATA.

Con su noveno triunfo consecutivo en las nueve primeras jornadas, el equipo de Navalmoral está a uno solo más de igualar el récord en el grupo XIV de Tercera que ostenta el Arroyo CP desde la temporada 2011-12. Por ahora su fenomenal arranque es idéntico al que protagonizaron la UP Plasencia en la 1983-84 y el CF Extremadura en la 1988-89, que también contaron por victorias sus primeros nueve partidos de aquellas campañas.

Al contrario que sus predecesores en el grupo extremeño, el Moralo CP no está hecho para jugar por ascender ni tampoco es uno de sus objetivos. El principal suyo es la permanencia mejorando la novena posición del ejercicio pasado. Así de conformistas son la directiva que encabeza Horacio López y el equipo dirigido por Emilio Gil. Por eso se puede considerar como el sorprendente líder sin ceder ni un solo punto después de casi los dos primeros meses de campeonato, 27 puntos de 27 posibles. «Nadie nos ha regalado nada, estamos trabajando muchísimo desde pretemporada. Intentaremos mantenernos arriba, sabemos que no será fácil, pero nos hemos ganado que ahora nos respeten todos mucho más», señala el míster. Con su presupuesto, más bajo que la mitad de los clubes del grupo, el conjunto de Navalmoral no entraba en las quinielas para ser uno de los candidatos a jugar la promoción, pero sus actuales números ya invitan a ello. Y su juego también, fresco, fluido y dinámico, que le permite tener a los dos máximos goleadores del grupo en sus filas. El veterano capitán Yoni, capaz de marcar un tanto en cada una de las seis primeras jornadas para llevar siete en estos momentos, y Rulo, que cuenta con seis, los mismos que Karim del Plasencia. También hay que destacar la figura del gambiano Ensa, que acumula cuatro consecutivos desde que debutara con la casaca verde hace cinco encuentros.

Los aficionados han ido poblando progresivamente las gradas del Municipal en cada choque casero del equipo. Ése es el mayor logro de una directiva activa de la que es cabeza visible Horacio López, pero en la que existe una decena de personas «que siempre están ideando actividades y trabajando mucho y duro por el club», recalca, añadiendo que «a nosotros nos da un poco de miedo la situación actual porque se están creando unas expectativas que el día que lleguen las derrotas puedan provocar que los aficionados se desenganchen. No queremos que se desinfle el globo; no queremos que nuestros aficionados se decepcionen cuando vengan mal dadas. Nuestro orgullo es haber recuperado a muchos de ellos y no hay que defraudarlos. Es una enorme satisfacción, como ver cada vez más niños con la camiseta del Moralo», dice orgulloso el presidente.

El Moralo tiene ante sí este domingo frente a su próximo rival, el Don Benito, el reto de alcanzar la mejor marca de inicio en el grupo extremeño. «Este partido es un premio para la plantilla porque quería llegar a él dentro de los cuatro primeros. Ahora toca disfrutarlo e intentar brindar la victoria a nuestra afición», asegura el entrenador. En sus años gloriosos el club de Navalmoral fue campeón y máximo realizador (1992-93 con 112 goles), e incluso llegó a encadenar la friolera de catorce victorias seguidas a mitad de aquél curso, pero nunca antes rubricó un arranque tan impecable.

Guiños del SD Logroñés

Esta fenomenal racha le une con el SD Logroñés, del grupo XVI riojano, con el que existe cierta camaradería a través de Twitter por sus ocurrentes y espontáneos chistes cruzados tras ir a la par semana tras semana y quedarse tras el empate del Barcelona en el Metropolitano como únicos equipos con pleno de victorias de todo el fútbol nacional. «Nuestro secreto es el fantástico ambiente en el vestuario, los jugadores tienen ganas e ilusión de trabajar y se sienten muy respaldados por la afición. Pero no nos podemos volver locos, pisamos en el suelo. Ojalá podamos regalarles algo bonito este año, pero con mucho esfuerzo, constancia y humildad», razona Emilio Gil, el 'profe', a quien le está saliendo su método en el club de su casa.

Fotos

Vídeos