IQ Finanzas, con más deudas que certezas

Álvaro López, de IQ Finanzas, tiene varios frentes abiertos por impagos. :: A. Méndez/
Álvaro López, de IQ Finanzas, tiene varios frentes abiertos por impagos. :: A. Méndez

La firma que gestiona el Cacereño arrastra impagos desde Avilés hasta con proveedores locales como los del césped o la luz

J. CEPEDA CÁCERES.

El acuerdo de conciliación judicial alcanzado el martes entre el Cacereño y el cuerpo técnico saliente no era, ni mucho menos, el único frente abierto que hasta la fecha tenían los administradores de IQ Finanzas. Desde su época de gestión en el Avilés hasta la actualidad, en este caso con proveedores locales de la capital cacereña, la labor del aspirante a propietario del club verde, Álvaro López, arroja hasta el momento más deudas que certezas, así como actuaciones inacabadas.

La entidad no ha abonado los trabajos de resiembra realizados en el césped del Príncipe Felipe. Es por ello por lo que la empresa encargada de la reforma no sigue ya haciéndose cargo del mantenimiento cotidiano de la superficie de juego. «Hemos cortado relaciones con ellos. Son unos piratas. Decían que iban a pagar semanalmente y nos deben el 70 por ciento de los trabajos. Esto es una pirámide como la copa de un pino», arrojan desde la empresa Babilonia Zonas Verdes. «Hemos puesto el asunto en manos de un abogado para ver cómo se puede resolver la situación porque no nos cogen ni el teléfono», lamentan.

Los nuevos administradores del Cacereño tampoco han abonado las obras de conexión a la red eléctrica para uso común en las instalaciones del Príncipe Felipe, según confirma a este diario el encargado de las mismas: «No voy a continuar poniendo más dinero». Los trabajos, tal y como han quedado en la actualidad, no serían suficientes para realizar la acometida, según se reconoce: «Aquello estaba fatal y todavía quedan más cosas por hacer antes de pasar la OCA», dice refiriéndose a la inspección que debe salvar la nueva instalación ante el órgano competente. Sobre este asunto, desde la gerencia del Cacereño siempre se ha mantenido durante los últimos meses que la tardanza se debía exclusivamente a un trámite burocrático con Industria. Se trata de una obra que comenzó a finales de octubre y cuyo plazo de ejecución rondaba los diez días de duración.

Césped: «Son unos piratas. Decían que iban a pagar semanalmente y nos deben el 70 por ciento»Luz: «Quedan más cosas por hacer antes de pasar la OCA, pero no voy a poner más dinero»Hotel Avilés: «López y Puebla dejaron una deuda que no han pagado. Vamos a ir a los tribunales»

Otra deuda en Avilés

Otra deuda a la que tendrá que hacer frente Álvaro López está en Avilés. Según ha podido saber este diario, tanto el director ejecutivo de IQ Finanzas como Luis Puebla también dejaron impagos en el Hotel 40 Nudos durante la estancia de ambos como gestores del decano del fútbol asturiano. «Álvaro López y Luis Puebla dejaron aquí una deuda que no han pagado. Vamos a ir a los tribunales», se afirma desde la gerencia del establecimiento avilesino. Una situación de impagos que podría extenderse, aunque en este caso no existe confirmación fehaciente por la parte interesada, al Centro Regional de Alto Rendimiento del embalse de Trasona, también en Asturias.

Tampoco es desdeñable la situación del que fuese director deportivo de la entidad, José Luis Tamargo. El directivo asturiano llegó a la carretera de Salamanca con un contrato de cuatro años y hasta la fecha dice no haber visto un solo euro: «Lo único que he hecho es poner dinero». Tamargo ha enviado al máximo accionista -Martínez Doblas-, así como al presidente del Cacereño -Martínez Buzo-, un burofax para que le confirmen la destitución anunciada por los nuevos gestores pero no notificada por cauce legal alguno. Todo ello sin haber hallado respuesta. El directivo dice haber dado un tiempo prudencial y podría iniciar inminentemente un procedimiento legal para reclamar lo pactado en su cláusula de despido.

Otro litigio por impagos para IQ Finanzas que ya está en sede judicial es el iniciado por José Ramón Cañedo. El exgerente del Real Avilés Gestión Deportiva y Álvaro López habrán de verse las caras en abril para dilucidar el presunto incumplimiento de contrato.

En total, y sin desechar la opción de que pudiesen existir otros de diferentes asignaturas, los impagos que entre todas las partes citadas reclaman a Álvaro López y a los nuevos gestores del Cacereño suponen un montante global de 239.500 euros, al margen de lo que pueda decidirse finalmente en los juzgados.

Cabe recordar que el propio Álvaro López ya destacó el pasado viernes en su comparecencia pública ante los aficionados que el proyecto que tiene en mente habría de ser financiado en un 65 por ciento por capital externo mediante «donaciones, bonos del centenario y ayudas públicas y privadas». Toda una declaración de intenciones.

Ballesteros, al Torremolinos

Aunque no con suma puntualidad, la que sí está al día en cuanto a cobros es la plantilla del Cacereño, que recibió el pasado día 26 de enero la mensualidad correspondiente a diciembre. Entre ellos, Miguel Ballesteros, que no acabará la temporada en el club verde tras marchar al Juventud de Torremolinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos