El Extremadura B despeja fantasmas con victoria, goles y buena imagen

ALEJANDRO VILLALOBOS ALMENDRALEJO.

El Extremadura B desafió al gélido ambiente climatológico (apenas 7ºC ) y calentó sus opciones de permanencia con un indiscutible triunfo ante un once que solo inquietó en un breve pasaje de la segunda entrega.

3 EXTREMADURA B AMANECER

1

Extremadura B
Luis; Dylan, Alberto Izquierdo, Pani, Antonio, Rafa, Facu, Fran, Garre (Alfaro, min. 89), Víctor y Miguel Rubia.
Amanecer
Mario; Dani, Tomás, Herrera, Escribano, Pavón, Sousa (David Silos, min. 55), Diego, Iván Guerra (Kevin, min. 37), Raúl y Edinho.
Goles
1-0: Víctor, min. 13. 2-0: Miguel Rubia, de falta directa, min. 27. 2-1: Kevin, min. 65. 3-1: Miguel Rubia, min. 71.
Árbitro
Gargantilla Fernández. Por el Amanecer tarjetas amarillas a Diego (min. 9) y Herrera (min. 26).
Incidencias
Polideportivo Tomás de la Hera, Campo Ito. 25 espectadores.

Quiso poner pronto el once azulgrana el calor sobre la hierba, que para frío ya hacía en una grada sin apenas presencia. La nueva cara, el valenciano Víctor y el vendaval Miguel Rubia, buscaron abrir la cuenta en el Tomás de la Hera pero Mario se calentó para blocar (min. 5). Fue un aviso de lo que no tardó en ser el primer tanto. Víctor en el minuto fatídico (o de la buena suerte al caso, 13) agarró la bola a dos metros de la frontal y con un potente disparo batió al meta rival. Del Amanecer las noticias seguían brillando por su ausencia y no fue hasta un saque desde la esquina que botó Diego y rematado por Herrera sin jugo cuando se frenó el acoso y derribo de la fiera azulgrana (min. 24). Un espejismo, porque un suspiro después Miguel Rubia conseguía el segundo tanto colocando el esférico en la escuadra de Mario.

Despertó de su modorra y del varapalo encajado el Amanecer, pero ni Diego con su remate al cielo ni Sousa subieron la emoción de un duelo visto para sentencia. Tras el descanso saltó un cuadro visitante algo más lúcido, pero todo eran ganas, corazón y poco remate. El Extremadura seguía su ritmo de juego, frenético en ciertos compases y suficiente como para ahogar las ideas de un cuadro que iba camino del patíbulo definitivo antes de que Kevin emergiese en medio del temporal local para estrechar el marcador en un señor gol por toda la escuadra (min. 65). Pero el triunfo local no pareció peligrar en ningún momento. Todo fue un oasis fugaz hasta que Miguel Rubia puso los puntos sobre las íes con el tercero y definitivo que mandaba a los cacereños a los leones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos