El Extremadura B, como si estuviera en su casa

Rubia, autor del 0-2, encara a Diego. /DELGADO
Rubia, autor del 0-2, encara a Diego. / DELGADO

El Calamonte, plano y sin recursos para romper la defensa azulgrana, apenas logró inquietar la meta de Luis

FELIPE J. DELGADO

eEl filial del Extremadura fue mejor que el Calamonte. Dominó el centro del campo, derrochó físico y aprovechó las oportunidades ante un Calamonte que se rompió tras la expulsión de Parra, al que el técnico local no sustituyó a pesar de estar amonestado desde el minuto 15.

1 CALAMONTE

2 EXTREMADURA B

CD Calamonte
Manu; Hormigó (Jesús, min. 83), Pity, Parra, Diego; Juanje, Écija, Berna, Alberto Plá (Ñoño, min. 58), Leandro (Carlino, min. 75) y Carrasco.
Extremadura B
Luis; Cielo, Alberto, Dylan, Manu; Rafa, Marcos (Garre, min, 82), Lomotei, Lausson, Samu y Rubia.
Goles
0-1, Lausson, min 75; 0-2, Rubia, min, 83; 1-2; Pity, min, 87.
Árbitro
Fernández Fernández, amonestó a los locales Berna, Alberto Plá, Carrasco, Écija y a Parra, al que expulsó con doble amarilla, y a los visitantes Alberto, Dylan, Lauson y Samu.
Incidencias
Municipal de Calamonte. 350 personas

Los de Ricardo García ganaron la batalla táctica a un Calamonte que empezó a jugar tras encajar el primer gol (golazo de Lausson), pero ya era tarde. El segundo tanto, de toque exquisito, refrendó el buen trabajo visitante y el gol de Pity tras la cesión a Luis no fue suficiente.

Arrancó el encuentro con buen ritmo por parte de ambos conjuntos, con unos azulgranas que apretaban más aunque el dominio y la posesión eran de los blancos, que dibujaban de modo predecible cada salida de balón.

La presión en la parte alta de los visitantes dificultó la salida de balón blanca, que no tuvo una ocasión clara hasta el 35, cuando Berna remató alto. Mientras, los azulgranas tocaban con criterio y abrían el campo por las bandas. Lomotei y Lauson dominaban la zona de creación y repartían el juego a Marcos y Rubia, incisivos y desbordantes que, poco a poco, fueron obligando a los locales a dar un paso atrás. Poco destacable hubo en la primera mitad, más allá de la lucha por el centro del tablero en la que el Calamonte, a pesar de Juanfe y Écija, no logró imponerse.

La segunda mitad se antojaba similar: un Calamonte cansino, sin ideas, plano, romo. donde los jugadores ponían las ideas que siguen, pasada media temporada, sin llegar desde el banquillo. Y el segundo, fuera del banco.

Eso sí: no es que el Calamonte hiciera bueno al Extremadura B, es que los de Almendralejo, que lo hicieron muy bien, evidenciaron las carencias técnicas y tácticas del Calamonte. Lo mejor del encuentro, eso sí, los 22 jugadores que lo dieron todo sobre el verde. Y las aficiones, de diez.

Con esta victoria el filial del Extremadura consigue poner algo más de tierra de por medio con respecto a los puestos de descenso, mientras que el Calamonte se mantiene en la zona templada de la tabla clasificatoria, sin aspiraciones por arriba ni riesgos con respecto a los puestos de abajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos