Doloroso adiós del Cacereño

Los jugadores del Cacereño, desolados mientras los del Socuéllamos celebran uno de los goles. / JORGE REY
Los jugadores del Cacereño, desolados mientras los del Socuéllamos celebran uno de los goles. / JORGE REY

Jugadores y técnico piden perdón por la estrepitosa eliminación del playoff a un Príncipe Felipe decepcionado

OPTA CÁCERES.

El Cacereño dijo adiós a la temporada de la manera más dolorosa siendo ampliamente derrotado por el Socuéllamos por 0-4 en una eliminatoria en la que el justo clasificado fue el equipo manchego. El resultado certifica el final de una temporada en la que los locales empezaron notablemente dando al traste con cualquier opción de subir de categoría en la tarde de ayer. El bagaje de un gol en 390 minutos de playoff es insuficiente a todas luces para conseguir objetivos ambiciosos y ayer fue un fiel reflejo de la impotencia de un equipo descosido sin ningún rumbo fijo.

0 CP CACEREÑO

4 UD SOCUÉLLAMOS

CP Cacereño
Bernabé; Neto, Kiko (Javi Navarro, min. 56), Alberto, Elías, Juanjo Polo, Viñuela (Álex García, min. 63), Marcos, Kevin, Luismi (Nacho, min. 71) y David López.
UD Socuéllamos
Kompany; Carlos García, Zurdo (Jacinto, min. 80), Cristian, Ramón, Essonba, Kike Domínguez, Delgado, Megías (Valles, min. 80), Chico y Chupi (Álex, min. 72).
Goles
0-1: Megías, min. 5. 0-2: Kike Domínguez, min. 54. 0-3: Megías, min. 67. 0-4: Álex, min. 76.
Árbitro
Quintero González. Amonestó al local Elías. A los visitantes Essonba, Chico y Valles.
Incidencias
Unos 3.000 espectadores en el Príncipe Felipe.

Al final del partido, el entrenador Ximo Más asumía ser el responsable absoluto de este fracaso y los jugadores se retiraron entre lágrimas y peticiones de perdón a una grada dolida. El 0-4 hace mella, especialmente, porque el escenario marcado por la ilusión y con un Príncipe Felipe con una buena entrada hace que el fracaso sea más notorio.

El equipo cacereño salió al campo con un claro ímpetu por voltear el 1-0 que trajo de Socuéllamos, pero el esfuerzo físico no venía acompañado de un orden táctico y en ningún momento encontró la fórmula para canalizar esa efusividad. Tras un primer cuarto de hora en el que ninguno de los dos equipos se hacía con el control del esférico, la primera ocasión llegó en el minuto 18 para los de Manu Calleja. Neto cayó al suelo tras recibir un golpe y dio libre a una incursión por banda izquierda de los visitantes que acabó con un centro al corazón del área donde Kike Domínguez disparó fuera.

En el minuto 24, un tres contra tres de los locales fue cortado por la defensa a saque de esquina. El equipo de Ximo Más encontraba sus mayores herramientas en ataque desde la banda izquierda donde Juanjo Polo ofrecía su pundonor. Un disparo suyo desde muy lejos en el minuto 28 fue el primer balón que fue directo entre los tres palos y, prácticamente, de lo poquísimo reseñable del impotente Cacereño.

Al filo de la media hora, los verdes se hicieron con el protagonismo de manera disimulada echando hacia atrás al Socuéllamos, pero siempre dirigidos desde el desorden. En el minuto 34, Luismi enganchó un balón dentro del área en la que fue la mejor ocasión de los cacereños en todo el partido, y el portero Kompany desvió con reflejos a saque de esquina. Con el tiempo cumplido, un centro desde la derecha del Socuéllamos acabó en la cabeza de Chupi que a punto estuvo de abrir el marcador. En la siguiente acción, Chico remató libre de marca desde el punto de penalti lo que pudo ser el 0-1 y así se acabó la primera parte.

Tras el regreso del vestuario, el partido cambió diametralmente y, especialmente, cuando en el minuto 50 Megías inauguró el marcador en un balón que se coló entre la defensa local quedándose solo ante el portero y batiéndole dejando la eliminatoria prácticamente resuelta.

Si alguien dudaba de la posible reacción del Cacereño, cuatro minutos después, Kike Domínguez, aprovechó un error garrafal del portero metiendo el pie para hacer el 0-2. El tanto acabó con las pocas esperanzas del equipo cacereño y Chupi, en el 58, estrelló un balón en el palo derecho tras aprovechar un rechace de Megías.

El Socuéllamos le sacaba los colores a un Cacereño que no reaccionaba y que estaba en shock. En el minuto 67, el propio Megías, firmó el tercero de los manchegos. Un balón largo por encima de la defensa le permitió presentarse en un cara a cara con Bernabé y batiéndole sin problemas.

Ante la contundencia del resultado, no fueron pocos los aficionados locales los que abandonaron la grada y perdiéndose cómo aumentaba el bañó aún más en el 76 cuando Álex hizo el 0-4 batiendo al guardameta del Cacereño aprovechando un nuevo espacio en la ayer inoperante defensa verde. Con ello se acabó el partido.

El resultado fue tan doloroso que provocó que algunos hinchas fueron a increpar al técnico y a los jugadores, que se estaban marchando a vestuarios en medio de la decepción.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos