Doblas vende el Cacereño a IQ Finanzas

Las cuatro caras nuevas de la plantilla, sobre el terreno. :: A. M.
Las cuatro caras nuevas de la plantilla, sobre el terreno. :: A. M.

El mandatario se deshace de todo su paquete accionarial en beneficio del fondo de inversiones mexicano, que llega con cuatro jugadores

J. CEPEDA CÁCERES.

Nueve temporadas después, Antonio Martínez Doblas suelta las riendas del Cacereño. El hasta ahora máximo accionista de la entidad reconoció ayer en comparecencia pública haber vendido su paquete accionarial íntegro a la sociedad IQ Finanzas, un fondo de inversiones colectivas con origen en México y cuya cara visible es Álvaro López, quien no estuvo presente en esta puesta de largo.

En representación de este sello latinoamericano sí estuvieron Luis Puebla y José Luis Tamargo. El primero de ellos, conocido por ser agente FIFA e intermediario de jugadores, además de haber estado cerca de ostentar la pasada temporada la dirección deportiva del Espanyol, ejerce ya de director general del Cacereño. El segundo, que es el nuevo director deportivo, también contempla un amplio currículo de representación en la élite, siendo el internacional español David Villa su cara más conocida a efectos de representación, aunque tal relación acabó dirimiéndose en vía judicial. Tamargo viene de ser el director deportivo del Avilés bajo la gestión de IQ, cargo del que fue apartado en la recta final de la pasada campaña para evitar fricciones internas.

Contextualizar el actual escenario del Cacereño es imposible sin mirar a tierras asturianas, concretamente al Real Avilés, alrededor del cual han 'convivido' este mismo verano dos directivas, dos plantillas y dos entrenadores. Por una parte, la correspondiente al consejo de administración presidido por José María Tejero. Por la otra, la de IQ Finanzas, que aterrizó la pasada campaña en el decano del fútbol asturiano para hacerse con la gestión de la sociedad anónima deportiva pero no con el accionariado, como sí ha pasado en Cáceres. Tras decidir el consejo de administración del club avilesino rescindir el contrato de gestión con IQ Finanzas, que ya había llegado a invertir 600.000 euros, la justicia se pronunció recientemente para no dar cabida a la solicitud de gestión cautelar del club solicitada por el entramado que ahora es dueño del Cacereño.

«Después de muchos años de lucha, me voy con la conciencia tranquila. Seguiré siendo un aficionado más» antonio martínez doblas, ex máximo accionista

«Somos gente seria y profesional. No venimos a hacer experimentos. El objetivo es subir en uno o dos años» luis puebla, director general

«Tenemos confianza plena. Rebollo es el que mejor conoce la plantilla y espero que sea el entrenador para muchos años» josé luis tamargo, director deportivo

Fruto de ello fueron presentados ayer en las oficinas del Príncipe Felipe cuatro de los jugadores que ya estaban contratados por IQ para el Avilés, como es el caso del delantero Álex García, el extremo derecho Marcos Torres, el media punta Luismi y el central Alberto Delgado. Todos ellos jugadores con proyección que acabaron la pasada campaña vistiendo la camisita avilesina y que esperaban la resolución del conflicto. Hoy se pondrán a las órdenes del técnico José María Rebollo.

Estas nuevas llegadas pueden no ser las únicas, pues se espera que otros tres futbolistas de IQ Finanzas pasen a engrosar la actual nómina de jugadores.

Reacciones

Ninguna de las dos partes arrojó ayer luz respecto al montante económico de una operación que incluye el equipo, el estadio Príncipe Felipe y la Fundación, que también será gestionada por este club de inversiones que maneja activos en criptomonedas como Bitcoin y Ether, así como franquicias de restauración y otras inversiones en pro del «poder colectivo», tal y como rezan sus líneas maestras.

«Con la conciencia tranquila después de muchos años de lucha y pelea. He intentado hacerlo lo mejor posible. Han sido mucho años y a partir de ahora seré un aficionado más del Cacereño». Así dijo marcharse Martínez Doblas, quien será recordado por brindar al decano del fútbol extremeño la que quizás haya sido la mejor etapa deportiva de su casi centenaria historia, con un ascenso, un campeonato de liga de Tercera y siete temporadas consecutivas en Segunda División B. Sin embargo, la ya consabida imagen institucional, de perfil bajo en las últimas campañas debido a las constantes deficiencias exhibidas, quedarán para la posteridad en el debe de su gestión. Alegrías y decepciones al margen, el empresario segedano deja al Cacereño en la misma categoría en la que cogió sus riendas.

Ya con el bastón de mando del nuevo Cacereño, el flamante director general, Luis Puebla, habló de un proyecto «serio y profesional. No venimos a hacer experimentos», dijo. La intención ahora, según Puebla, es ascender al Cacereño a Segunda B en el plazo de uno o dos años para posteriormente, con otras tres temporadas de plazo, intentar colocar al equipo en el fútbol profesional. Y es que solo de tal manera se conseguiría un retorno de la inversión.

Por su parte, el director deportivo José Luis Tamargo, quien llegó con los recién fichados exfutbolistas del Real Avilés, auguró «buenos jugadores que sumen a la plantilla». Del mismo modo, no dudó un ápice en confirmar su plena confianza en el actual técnico: «Rebollo es el que mejor conoce la plantilla y espero que sea entrenador para muchos años». Ambos intercambiarán opiniones sobre otras nuevas posibles llegadas.

Fotos

Vídeos