TERCERA

El Diocesano ya muestra madurez

Se impone al Valdivia con justicia merced a los tantos de José Antonio y Abuelo

J. C.

cáceres. El Diocesano se hace mayor. El conjunto dirigido por Miguel Ángel Ávila comienza a coger soltura en la categoría y ayer logró imponerse al Valdivia con justicia por dos goles a cero merced a los tantos conseguidos por José Antonio y Abuelo en la segunda mitad. Segunda victoria consecutiva para el equipo cacereño y segunda ocasión consecutiva en la que deja su portería a cero. Todo un síntoma de madurez en un equipo al que la calidad ya se le presuponía al inicio de la temporada de su debut en Tercera.

2 DIOCESANO

0

Diocesano
Miguel, Leo, Isaac, Colo, Juanlu, Nuno, Jaime, José Antonio (Tete, min. 77), Abuelo (Enrique, min. 83), Ismael (Juande, min. 59) y Mario Vecino.
Valdivia:
Peters, Jandri (Ángel Luis, min. 68), David (Ruco, min. 46), Rober, Pepe, Serrejón, Reseco (Jony, min. 75), Stephenson, Israel, Serván y Antonio.
Goles:
1-0, min. 58: José Antonio. 2-0, min. 64: Abuelo.
Árbitro:
Galayo Castro. Amonestó al local José Antonio, así como a los visitantes Pepe y Antonio.
Incidencias:
200 espectadores en los campos federativos Manuel Sánchez Delgado.

Con un inicio de partido eléctrico y con numerosas alternativas, mucho podría haber cambiado la decoración del encuentro si el visitante Antonio hubiese aprovechado la oportunidad más clara para los suyos en los instantes iniciales. Tras ganar la espalda en velocidad a la defensa colegial, el atacante del Valdivia no estuvo fino en la definición cuando se plantó solo ante la meta defendida por Miguel. Dentro de las rotaciones, el técnico colegial volvió a otorgar la portería a Miguel en detrimento de Capea por segunda vez consecutiva. Se espera que este último salga de inicio el domingo en Sierra de Fuentes ante el Amanecer.

Las riendas

Tras unos 20 primeros minutos de acercamientos por parte de unos y otros, ambos conjuntos redujeron el tempo del partido. Fue entonces cuando el Diocesano logró hacerse con las riendas del juego, con un Valdivia esperando el error de los locales para sorprender a la contra.

Al menos en cuanto a sensaciones, el tiempo de descanso pareció sentar mejor a los de Richi Tapia, quienes saltaron al verde con más personalidad y ostentando el bastón de mando. El recién ingresado Ruco lo intentó al inicio con un disparo cruzado que salió desviado. Por entonces el Diocesano, sin la capacidad de ligar tres pases consecutivos, parecía aletargado.

Fue entonces cuando el Diocesano dio su primer zarpazo a la contra, siendo José Antonio el que aprovechó el centro por banda izquierda para rematar en el corazón del área en el 58. El golpe psicológico dejó tocado al Valdivia, que recibió posteriormente la segunda estocada en el minuto 64 tras aprovechar Abuelo de cabeza un centro de falta desde banda derecha.

Aunque el Valdivia no llegó a perder la cara al partido, sus ocasiones a balón parado carecieron de toda puntería mientras el Diocesano se sintió cada vez más cómodo, con alguna posibilidad incluso de ampliar su renta. Al final, justa y con buen fútbol victoria de los colegiales, que cogen más oxígeno en la tabla.

Fotos

Vídeos