TERCERA

El Calamonte, rival de alta exigencia para el Cacereño

Rebollo, técnico del Cacereño. / J. R.

Los verdes, imbatidos en este arranque liguero, visitan hoy a un equipo que va a más en su juego y que aún está invicto en su propio feudo

F. J. DELGADO Y J. CEPEDA CALAMONTE y CÁCERES.

En su particular 'suma y sigue', el Cacereño afrontará hoy a partir de las 12.00 horas en Municipal de Calamonte una cita de alta exigencia. Locales y visitantes llegan al choque de este Día de la Hispanidad en buena progresión, especialmente en el caso de los cacereños, terceros en la tabla y quienes no hacen concesiones en cuanto a puntos desde la segunda jornada con el empate frente al Olivenza.

El regreso de Mario Hormigo a Calamonte tras su fugaz paso por el Cacereño marca la previa de este duelo de nivel. La última vez que se enfrentaron ambos equipos fue en agosto, en pretemporada, también en tierras calamonteñas. El resultado al final de los 90 minutos fue de empate a dos y los locales se llevaron el trofeo por penaltis. Aunque apenas han pasado dos meses desde entonces, las cosas han cambiado mucho para ambos equipos.

El Cacereño parece ir acoplando a sus nuevos jugadores, mientras desde el club verde ya se busca una salida para Juan Carlos Gimeno, que llegó a ser presentado pero a quien finalmente no se le ha asignado ficha federativa. Una credencial que ya está siendo tramitada en el caso de Mansilla, aunque no será hasta mañana viernes cuando el experimentado central cuente con el visto bueno federativo.

Los de Nono Maya afrontan el partido muy motivados. Los últimos resultados incitan al optimismo y el buen juego por fin parece asomar. Es frecuente que ante los equipos grandes los modestos se crezcan. Y más en casa. Así, el Calamonte espera este jueves festivo contar con el apoyo de la afición, contenta con el regreso de Mario y el alta médica de Écija, que está ya «disponible y con ganas de jugar. Eso es lo que me gustaría, pero la decisión la tiene el míster», señalaba el propio jugador.

Mientras, el técnico local afronta el encuentro con muchas bajas, pero confiando en sus jugadores. «El trabajo que estamos haciendo está dando sus frutos. No hemos perdido en casa, estamos siendo más contundentes, más serios atrás, y estamos generando oportunidades», afirmaba Maya. «Espero encontrarme al Cacereño que hemos visto en estas jornadas; atrevido, serio atrás, letal arriba y queriendo el balón. Creo que tenemos posibilidades. Vamos a hacer nuestro juego, a tener el balón y a buscar el partido, pero sin volvernos locos», concluye.

En el conjunto visitante, por su parte, los de José María Rebollo quieren seguir alimentando las telarañas de su propia portería, aún virginal en este arranque liguero.

Fotos

Vídeos