El Don Benito, de vuelta a Segunda B

El Don Benito, de vuelta a Segunda B

Un gol de David Amorín dio el triunfo ante el Unionistas para culminar una gran temporada de los de Juan García con el ansiado ascenso

ESTRELLA DOMEQUE

Un cuento con final feliz y con moraleja: el trabajo da sus frutos. También se podría decir que los sueños se cumplen, pero no sin esfuerzo. Esos frutos y ese sueño llegaron este domingo a Don Benito en forma de ascenso, para convertir a la plantilla de Juan García, que ya había hecho historia, en leyenda para la ciudad dombenitense. Y si toda historia tiene un héroe, en esta es David Amorín, porque los goles son los que quedan para el recuerdo, pero con la gloria compartida con Sebas Gil, para que el sueño se hiciese realidad.

Estas son las líneas que ha añadido el Don Benito a su historia dorada, en su 90 aniversario, para cerrar un año de película. Nadie habría podido imaginar un guion mejor cuando empezó el curso, con un Juan García cargado de ilusión por esta nueva etapa, junto a su cuerpo técnico y a una plantilla que invitaba al optimismo, pese a que siempre hubo otros candidatos al título.

1 Don Benito

Sebas Gil; Trinidad, Pozo, Abdel (Garretas, min. 77), Ricardo Durán (Calatrava, min. 59), David López, Gonzalo, Adri, Abraham Pozo (Diop, min 65), José Manuel y Amorín

0 Unionistas

Carlos Molina, Piojo, Razvan, Eslava, Gallego, Arroyo (Mito, min. 77), Cristo, Jorge Alonso, Isaac (Abad, min. 66), De la Nava y Carlos López (Florez, min. 45)

Gol
: 1-0: Amorín, min. 39.
Árbitro:
Ferrera Macías (andaluz), amonestó a los locales Trinidad, Pozo, Adri, y David López, y a los visitantes Razvan, Eslava, Arroyo, Cristo e Isaac.
Incidencias:
Municipal Vicente Sanz, unos 4.000 espectadores. Antes del partido se rindió un homenaje a la plantilla rojiblanca que logró el ascenso a Segunda B en la temporada 87-88, y se guardó un minuto de silencio.

Cuarenta partidos después, todo se decidía en 90 minutos ante un Unionistas con el cartel de favorito. Ante 4.000 almas, once contra once, para un mismo objetivo que solo uno podía lograr. Sobre el césped, dos de los campeones de Tercera División, algo que quedó patente en la intensidad de cada jugada. Sin cambios en el conjunto charro con respecto a la ida, sí los hubo en los rojiblancos que salieron con Abraham Pozo, que apenas había entrenado durante la semana, pero con José Manuel en lugar de Diop.

Pitó el árbitro y, aunque el reloj corría hacia adelante, en realidad era una cuenta atrás. Ambos equipos empezaron queriendo controlar la manija del partido. El primero en avisar fue José Manuel, tras una buena jugada de Amorín, acto seguido respondió Jorge Alonso con un disparo lejano que se marchó fuera.

Pero, tras esos primeros intentos, ni uno ni otro logró imponer su juego, más bien fueron los nervios los que se instalaron sobre el campo. Entre tanto, no faltó entrega y pelea por cada balón, con interrupciones constantes. Aunque con Sebas Gil y Molina sin apenas trabajo.

Y casi de la nada, llegó el 'comandante' David Amorín para desatar la locura. Corría el minuto 39 y Abraham Pozo marcaba jugada ensayada para colgar una falta desde la banda derecha. Ensayado o no, el balón lo cazó Abdel en el segundo palo y en el área pequeña esperaba atento el delantero canario para empujar el balón al fondo de la red (1-0).

El sueño estaba más cerca, pero el sufrimiento acababa de empezar, con toda la segunda mitad por delante para defender el resultado de un gol visitante. Un tanto que nunca llegó gracias a que el Don Benito fue el equipo que había sido durante todo el año y apenas dejó resquicios a Unionistas, aunque el final fue no apto para cardíacos.

Los salmantinos se dejaron la piel ya desde el inicio de la segunda parte, con Cristo como cerebro de todo el juego de ataque, pero que se topó una y otra vez con un magistral Sebas Gil que demostró por qué es el Zamora extremeño. En el 47, el meta rojiblanco se lució a mano cambiada para despejar un disparo de Cristo que iba dirigido a la escuadra y un minuto después, con los mismos protagonistas, Sebas despejó un disparo cruzado del de Pueblonuevo.

Unionistas sabía que un gol les daba el ascenso y eso se vio sobre el campo tras el ecuador del partido. Insistía el conjunto charro, esta vez con Piojo que primero encontró a De la Nava, que marró la ocasión, y poco después volvía a poner un buen balón desde la derecha que finalizó Jorge Alonso, pero se topó primero con Sebas y después con Abdel.

El esfuerzo pasó factura y Abraham Pozo, Ricardo Durán y Abdel se marcharon doloridos y entre lágrimas, que poco después iban a ser de felicidad. Los últimos disparos de Cristo y de Mito, en el 86 y en el 92, acabaron en las manoplas de Sebas Gil. Para entonces el Vicente Sanz era ya una fiesta y en el 96 el Don Benito era ya de bronce. Volvía a serlo, 10 años después, tras una temporada para enmarcar.

«Liguilla, campeonato y ascenso, para los que no creían» Juan García | Entrenador del Don Benito

«Sin palabras, me duele el pecho, es impresionante lo que hemos conseguido, el tres en uno: liguilla, campeonato y ascenso. Para los que no creían», eran las palabras de un emocionado Juan García, que primero soltó la tensión con lágrimas y después estuvo rodeado de familiares y amigos. El sincero abrazo con Patri, el director deportivo, en plena celebración, era el reflejo de todo el trabajo y esfuerzo de la temporada.

«La ciudad se ha volcado, se lo merecen, yo sólo estoy aquí desde que me visteis llegar en verano y ha sido increíble», acertaba a decir el técnico pacense, mientras muchos aficionados se acercaban a para felicitarle por el regalo que acaban de lograr para el club.

Después de 180 minutos de eliminatoria, se consiguió el ascenso, aunque no sin sufrimiento. «Hubiera preferido no sufrir», afirmaba, «pero estoy contento, aquí sí se puede decir que el fin justifica los medios».

Del estadio la celebración se trasladó a la fuente de la plaza de España, la fiesta fue larga, la ocasión lo merecía. Pero antes de eso, una pregunta que queda en el aire: ¿Comandará la nave del Don Benito en Segunda B? «De momento, vamos a seguir celebrando esto», respondía. Aunque todo apunta a que el banquillo rojiblanco va a mantener al mismo dueño la próxima campaña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos