TERCERA

Álvaro López y sus «sueños de fútbol»

ÁIvaro López, en primera instancia, con Luis Puebla y Carlos Arias al fondo. :: A. Méndez/
ÁIvaro López, en primera instancia, con Luis Puebla y Carlos Arias al fondo. :: A. Méndez

El nuevo propietario del Cacereño se dirigió ayer a los aficionados para intentar aclarar las dudas existentes sobre su proyecto

J. CEPEDA CÁCERES.

Ante cerca de un centenar de aficionados verdes, el nuevo responsable del Cacereño en la parcela financiera, Álvaro López, hizo ayer su particular puesta de largo. La cabeza visible de IQ Finanzas, acompañado por el director general de la entidad, Luis Puebla, así como por Raúl Arias, que ya ejerce en Cáceres como supervisor deportivo de la firma propietaria del club, intentó dar cumplida cuenta en el Hotel Extremadura de las inquietudes que asolan a los sufridos fieles tras el cambio de gestión del decano del fútbol extremeño.

Lejos de las lógicas buenas palabras con tintes persuasivos que suelen impregnar este tipo de presentaciones -y de las que los aficionados ya tienen experiencia-, la cita sirvió para sacar algunas píldoras informativas de cierta relevancia. Una, quizás la que más preocupaba a los presentes, versó sobre el plazo estimado para que el cambio de titularidad del accionariado se haga efectivo. En este sentido, López mantiene que a mediados del próximo mes de octubre debería estar todo cerrado: «Con Doblas hemos tenido una buena relación. Nuestros abogados establecieron todos los parámetros. Firmamos y ya hicimos el traspaso de dinero. Ahora estamos terminando de traspasar las acciones. Creo que el 15 de octubre estará todo terminado», explicó.

Aunque en la sesión pública los nuevos dirigentes enarbolaron la bandera de la transparencia, lo cierto es que ayer tampoco se dieron cifras oficiales sobre la operación de compraventa entre Martínez Doblas y el fondo de inversiones colectivas IQ Finanzas. Todo debido al acuerdo de confidencialidad entre las partes. No obstante, y cuestionado al respecto, López sí reconoció que la cifra supera con creces los 770.000 euros de capital social de la sociedad anónima deportiva. Además, el contrato contemplaría cláusulas variables en función de los objetivos conseguidos: «Una parte de la operación es la básica, que es la que hemos hecho para el traspaso de las acciones. Y otra es por objetivos, pero hay un acuerdo de confidencialidad». ¿Está cubierto el mínimo de 770.000 euros referido al capital social? «Mucho más que eso», afirmó López.

«Ya hicimos el traspaso de dinero. Ahora estamos terminando de traspasar las acciones. Creo que el 15 de octubre estará todo terminado» «Para la presidencia hemos hablado con dos personas de Cáceres que reúnen las características que estamos buscando»

En lo que atañe al organigrama institucional, y con el objetivo de mantener la vinculación del Cacereño con la ciudad, los nuevos propietarios dejarán la presidencia en manos de alguien local: «Hemos hablado con dos personas de Cáceres que reúnen las características que estamos buscando», dijo López sin dar nombre alguno sobre las figuras que se barajan. Una decisión final que será tomada por Luis Puebla, quien tampoco quiso dar pistas. Junto al nuevo presidente, el equipo de profesionales se rodeará de algunos colaboradores de la ciudad, algunos de ellos con experiencia en estas lides bajo el mandato de Doblas.

Con un proyecto deportivo que en las últimas dos semanas ha sufrido toda una revolución, la figura del entrenador José María Rebollo está más que nunca en el punto de mira. ¿Cuenta con toda la confianza? «Vemos que hay algunas cosas que hay que mejorar. A medio plazo vamos a ver cuál es su respuesta y a partir de ahí valoraremos. Estamos en una etapa de evaluación». Sea como fuere, López dejó claro que el recién llegado Raúl Arias no se hará cargo del banquillo si hubiese que recurrir a un hipotético cese: «No está como director técnico, sino como encargado de la supervisión de desarrollo deportivo de la empresa IQ Finanzas».

Buen conocedor de las técnicas de comunicación no verbal, y eliminando la barrera psicológica de la mesa que presidía tal asamblea, Álvaro López se dirigió a la sala para hablar de sus «sueños de fútbol» e interactuar con varios seguidores que tomaron la palabra para hacerle llegar sus impresiones. En liza aparecieron aspectos como la adecuación y remodelación del Príncipe Felipe hasta el arreglo del césped o la posibilidad de que el Cacereño vuelva a jugar sus partidos por la tarde, toda vez se atajen a corto plazo estas deficiencias existentes en el coliseo verde.

El nuevo dueño del Cacereño alentó a los allí presentes equiparando el potencial del Cacereño con el de equipos como el Villarreal. Todo ello sin perder de vista la percepción de una «gestión profesional», tal y como coincidieron los tres protagonistas. Además del trasvase de futbolistas entre México y España en ambos sentidos, el objetivo, según recalcó López, pasa por llevar al Cacereño al fútbol profesional en cuatro años.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos