Hoy

El Cacereño cabalga hacia el título

Barbero, del Moralo, pugna por un balón con el central Asiel, del Cacereño. :: M. C.
Barbero, del Moralo, pugna por un balón con el central Asiel, del Cacereño. :: M. C.
  • El líder se aprovecha de los errores defensivos de su rival y liquida al Moralo por su potente pegada

Tiró de oficio, de saber estar, pero sobre todo aprovechó a la perfección los gravísimos errores en defensa del rival para anotarse un triunfo muy valioso y abultado. El Cacereño se afianza en el liderato después de vencer a un voluntarioso Moralo en un duelo intenso que fue de más a menos y que fue mucho más igualado de lo que el marcador finalmente reflejó.

El equipo de Navalmoral, por su condición de local y arropado por sus seguidores, saltó enchufado al césped, jugando de tú a tú y con intensidad a un Cacereño que ni mucho menos declinó la brega. Ambos conjuntos tuvieron claro desde el principio que les esperaba para encontrar los puntos en juego. Al líder no le hizo falta ser preciosista para mostrarse poderoso en el bloque y golpear cuando tuvo la mínima oportunidad.

En un mal despeje en la frontal, Minaya recogió el regalo para poner un gran servicio desde la izquierda para que Carlos García, libre de marca, cabeceara a la red para el 0-1. Eran los primeros compases, cuando aún ninguno de los dos había puesto a prueba a los guardametas. El revés lo acusó el Moralo y perdió orientación durante los siguientes minutos, aunque no pasó por verdaderos apuros. Al Cacereño le asentó, le dio más confianza para hacer su juego a favor de corriente. Así acabó un primer acto en el que la igualdad y las pocas llegadas fue la nota predominante.

Los de Emilio Gil arrancaron de nuevo muy metidos. Tanto que Sergio Gómez, a los 35 segundos, pudo empatar pero su disparo desde cerca lo repelió el palo con Camacho batido. Fue la ocasión más clara para los moralos, la que pudo cambiar su sino, pero la desperdició. Los minutos fueron pasando con el partido abierto hasta que una internada por la izquierda de Pino acabó con las ilusiones locales. El atacante cacereño, con un centro-chut que Agüero llegó a introducir en el fondo de su portería, puso el 0-2 y encarriló la victoria.

El Moralo ofensivamente se vio inoperante ante la seguridad del contrario, aunque reclamó dos penaltis, a Chico y Barbero en apenas un par de minutos que el colegiado obvió. En las postrimerías del choque, una pérdida de Agüero ante Kevin sirvió para que el delantero marcara el 0-3 por alto a la salida desesperada de Pedraza. Con pico y pala el Cacereño cimentó un poco más su liderato ante un Moralo que pagó en exceso sus errores.