Hoy

Joselu mira al portero Sebas en una ocasión en la ida. :: J. V. ARNELAS
Joselu mira al portero Sebas en una ocasión en la ida. :: J. V. ARNELAS

Dos aspirantes que pretenden recuperar el terreno perdido

  • Don Benito y Badajoz se enfrentan en un duelo marcado por la necesidad de evitar otro pinchazo que les haga perder el tren de sus aspiraciones

El tren de la liga pasa por el Vicente Sanz y ni Don Benito ni Badajoz quieren que el vagón de sus aspiraciones descarrile. Calabazones y blanquinegros se enfrentan en un duelo en el que ninguno de los dos se puede permitir un tropiezo más si quieren recuperar el terreno perdido. El choque se presenta como una vía de escape para mantenerse en la lucha por regresar a puestos de fase de ascenso, el Don Benito; y apurar sus opciones para retomar el pulso por el liderato, en el caso del Badajoz. Mucho han cambiado las cosas desde el empate sin goles de la ida en el Nuevo Vivero. Ni Emilio Sosa ni Agustín Izquierdo continúan en los banquillos y ambos clubes llegan a la cita alejados de sus principales objetivos de la temporada.

Para los de Juan Marrero supone su gran reválida en un campo inexpugnable. Nadie ha ganado en el estadio Vicente Sanz esta temporada y el Don Benito no está dispuesto a que el Badajoz le arrebate esta tarde esa condición de invicto como local. «Hay que seguir fuertes en casa, ir a por los tres puntos, porque con lo que nos viene ahora, no nos queda otra que ganar», palabras ambiciosas de Juancho Pozo. El partido ha sido además declarado Día del Club y se espera una gran asistencia de aficionados locales y visitantes. Desde Badajoz se desplazarán dos autobuses, aunque todavía quedaban algunas plazas libres y los más rezagados podrán apuntarse en el mismo momento de la salida, programada a las 15.30 horas desde el Nuevo Vivero.

El feudo calabazón será el escenario de la primera final para un Don Benito que quiere volver al tren de cabeza. Además, para el técnico rojiblanco sería importante empezar el complicado calendario que les espera desde esta jornada, pues la próxima semana quieren dar caza al Azuaga en su estadio. El pinchazo ante La Estrella les ha bajado de los puestos nobles, pero los de Pozo siguen confiando en sus opciones. «La gente está enchufada y con ganas de resarcirse por el empate de la pasada jornada».

Para el Badajoz es otra final en esa lucha contrarreloj por atrapar a un líder casi inalcanzable. Pero los blanquinegros no tiran la toalla como mejor preparación para llegar enchufados a nivel competitivo a la fase de ascenso.

En cuanto al planteamiento, Juancho Pozo y Patri han trabajado esta semana haciendo hincapié en la presión y en incomodar al Badajoz para no dejar que imponga su ritmo y su juego al partido. «La idea es jugar de tú a tú, e intentar aprovechar nuestras ocasiones, no podemos pensar en el empate, luego el resultado será el que sea, pero nuestro planteamiento no es para empatar», apunta. Juan Marrero, por su parte, se mantendrá fiel a su filosofía de dar mayor velocidad al juego, mantener un nivel alto de intensidad y presión arriba.

Con respecto a las bajas, el técnico calabazón no podrá contar con el sancionado Germán -que no se podrá enfrentar a su exequipo y del que es coordinador de fútbol 8 alevín y benjamín- ni con Juanlu, lesionado, mientras que Ramiro, que ya se perdió el partido ante La Estrella, es también duda para el choque de hoy.

Marrero tiene las bajas de los lesionados Benítez y Amine, operado esta semana y a quien el club pacense busca un recambio como baja por lesión de larga duración. En cambio, recupera a Pozo para al menos disponer de una pareja de centrales específica y al centrocampista Blas Álvarez.