Hoy

Victoria arroyana sobre la bocina ante La Estrella

  • Continuaron creciendo los visitantes en los siguientes minutos y fue el propio Ángel el que dispondría de una nueva ocasión que se fue alto

Arrancó intimidando La Estrella a un Arroyo al que le propinaron un golpe en la cabeza cuando apenas había salido del vestuario: no se había cumplido el minuto de partido cuando Ángel mandó el balón al palo desde fuera del área tras una salida en falso de Alberto. Continuaron creciendo los visitantes en los siguientes minutos y fue el propio Ángel el que dispondría de una nueva ocasión que se fue alto.

A partir de ahí sólo hubo un equipo sobre el campo, y un portero. Lo intentó el Arroyo de todas las formas posibles y en cada una de ellas se encontraba a Ismael, el portero visitante, que dejó una actuación colosal. Su primera parada llegó tras un poderoso remate de cabeza tras córner de Ángel: estirada abajo y balón a la banda. Luego, en una acción similar, mano instintiva arriba para desbaratar el remate de cabeza de Dani, una parada que acabó rebotando luego en el larguero.

Lo siguió intentando el Arroyo hasta el descanso, sin fortuna. La Estrella, que parecía convencida de llevarse los tres puntos tras los primeros minutos, ya se conformaba con el empate. El segundo acto, en cambio, se inició de nuevo con la mejor versión de los visitantes. Primero fue Ángel el que la tuvo ante Alberto pero cruzó el balón en exceso; acto seguido, Luis Vergara solo ante Alberto mandó el balón por encima del larguero.

Reaccionó el Arroyo pocos minutos después y empezó a generar más fútbol por los costados, concretando centros que no encontraban rematador. Estuvieron poco finos los delanteros arroyanos ayer intuyendo esos balones aéreos. A destacar el gran partido de Ángel como central, acomodándose a una posición que nada tiene que ver con su potencial ofensivo. Cuando el partido parecía abocado al empate, ya en el descuento, apareció Javi Melli para desnivelar el choque a favor de los arroyanos y llevar el delirio a la grada. El centrocampista, que había saltado al campo en la segunda mitad, se plantó ante Ismael y lo batió por debajo de las piernas.