Hoy

tercera

El líder pierde el margen

Adolfo Muñoz, en un partido con el Cacereño. :: hoy
Adolfo Muñoz, en un partido con el Cacereño. :: hoy
  • El Cacereño, que falló un penalti, no pudo con un Extremadura B muy sólido defensivamente

No pudo el líder Cacereño con el filial azulgrana en un partido trabaado, con poco juego combinativo y que se decidió a balón parado. El primer clasificado no consiguió derribar al Extremadura B gracias al buen hacer de los centrales azulgranas y de un gigante llamado Sergio Tienza. Y decimos que el partido se decidió a balón parado porque ambos conjuntos consiguieron su gol en una falta lateral, y porque el Cacereño desaprovechó una pena máxima en la primera mitad que pudo haber cambiado por completo el encuentro.

El inicio de partido del Cacereño fue fulgurante. En tan sólo cinco minutos ya había llegado con claridad en tres ocasiones a la meta de Sergio Tienza. Tras estas claras oportunidades para los visitantes en partido entro en un periodo de stand-by. Todo se tranquilizó hasta que a los 21 minutos Nevado metió la cabeza en un centro lateral antes de que Camacho pudiese despejar el esférico y puso a los suyos por delante.

Tras el tanto, el Cacereño intentó reaccionar, pero dicha reacción duró tan sólo unos minutos. El equipo de Adolfo Muñoz, que intentaba hacerle cosquillas al filial azulgrana con la velocidad de Copete y Minaya, se estrellaba una y otra vez con la defensa espartana del Extremadura B. Cuando el primer tiempo llegaba su ocaso, un balón a Copete a la espalda de la defensa acabó en penalti claro de Sergio Tienza -que vio la amarilla- cuando el delantero cacereño encaraba solo la meta local. El guardameta del filial cometió el penalti, y también se convirtió en el salvador de los suyos al detener la pena máxima que lanzó Minaya. El joven portero del Extremadura B se ha convertido en uno de los futbolistas más determinantes de su equipo.

Adolfo Muñoz movió ficha tras la reanudación, pero el guion del partido no cambió. El Cacereño se veía chocando una y otra vez con la defensa local, aunque el cansancio comenzó a hacer mella en los de Luismi Patiño, que comenzaron a recular hacia su área conforme iban pasando los minutos. De nuevo Copete tuvo la opción de igualar el partido, pero su mano a mano lo salvó un soberbio Tienza.

El tiempo se agotaba para el líder, que lo intentaba sin suerte. Muñoz dio entrada a Kevin para que acompañase a Martins pero tanto Nevado como Lolo detenían una y otra vez las acometidas. Con este panorama, el camino más corto para el gol del Cacereño era el balón parado, y así fue. A 15 minutos para el final del partido, el central Asiel empaló con el empeine el esférico solo en el segundo palo un centro lateral de falta para batir a Tienza y colocar la igualada en el marcador. Este gol dio un pequeño impulso al Cacereño, pero fue insuficiente ante el buen hacer defensivo de los locales, que aguantaron los ataques del líder para certificar el empate.