Hoy

Marco Rosa celebra el primer gol de Badajoz al Olivenza. ARNELAS
Marco Rosa celebra el primer gol de Badajoz al Olivenza. ARNELAS / J. V.

tercera

El Badajoz descubre la vena goleadora de Marco Rosa

  • «Es mi mejor momento desde que he llegado, pero sé que puedo dar mucho más», expone el mediapunta sevillano

Marco Rosa se ha destapado como goleador en el Badajoz. Lleva cuatro tantos y es el cuarto más realizador de la plantilla blanquinegra tras Joselu, Gabri Ortega y Joaqui Flores. Nunca antes se había caracterizado por su vertiente realizadora y la está descubriendo en el Nuevo Vivero al mismo tiempo que lo hace la afición pacense. «Parece que este año ha arrancado mi faceta goleadora. En el San Roque no hice ninguno y en mi etapa en el Betis sólo llegue a marcar un gol», señala el mediapunta sevillano.

Marco Rosa Blanco (Sevilla, 1995) vive una situación atípica en el Badajoz y no sólo por esa revelación goleadora desconocida para el propio protagonista. El jugador blanquinegro empezó la temporada en el banquillo, una experiencia poco conocida en su trayectoria donde siempre había gozado de la confianza de sus entrenadores. «Normalmente he tenido la suerte de estar en el equipo titular. En Lepe y anteriormente en el Betis siempre he jugado. Ahora en el Badajoz me he encontrado una situación diferente, pero hay que saber llevarla de la mejor manera posible», asume.

Esa tendencia parece haber cambiado en las últimas semanas y lleva cuatro jornadas consecutivas en el once. «Es mi mejor momento desde que he llegado al Badajoz eso seguro, pero sé que puedo dar mucho más». Aunque ha jugado en catorce de las quince jornadas disputadas, las apariciones de Marco Rosa han sido muy intermitentes. Salió los dos primeros de suplente para formar en la alineación inicial frente al Azuaga y volver al banquillo los cinco compromisos siguientes. Ante el Díter sería por segunda vez titular y completaría los 90 minutos en la primera de las dos veces que ha acabado un encuentro (el otro fue Montijo). Después, en Santa Amalia sería el único partido que se ha perdido y tras saltar al campo una semana después con el tiempo cumplido frente al Don Benito se ha consolidado en el once las cuatro últimas jornadas.

Quizás esa falta de continuidad se deba a las variaciones tácticas. Marco Rosa ha sido utilizado por Agustín Izquierdo de mediocentro, mediapunta y de extremo. En los últimos partidos parece haber encontrado su sitio en el carril zurdo. «Ahora estoy jugando en la banda izquierda y el míster me da más libertad para moverme por dentro. En esa posición también me encuentro a gusto». Marco Rosa reconoce que su puesto natural es la de enganche, pero que se adapta a cualquier misión que le pida el entrenador. «Me siento más cómodo en el centro. En estos tres años he jugado en muchas posiciones, pero donde creo que mejor he rendido ha sido de mediapunta o por detrás del delantero».

En esos partidos el Badajoz presenta otra cara. «El equipo ha arrancado, tiene buenas sensaciones y está jugando bien». A punto de cumplir 21 años, mantiene el objetivo de ser campeones. «Sabemos que tenemos que hacer nuestro trabajo y esperar que el líder pinche».

Marco Rosa coincidió con Isi Jareño en el Betis B y fue su cicerone en la capital pacense. «Isi estuvo conmigo en el Betis y me dio referencias del Badajoz. Cuando llegué me enseñó la ciudad y es parecida a Sevilla. La adaptación ha sido buena».